Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia recomienda a las familias con niños que abandonen Costa de Marfil

Reino Unido anuncia que respaldaría una misión de la ONU y de los países de África occidental para derrocar a Gbagbo

Las autoridades francesas han recomendado hoy a las familias de nacionales con hijos que estén en Costa de Marfil que salgan del país africano ante la crisis política por la que atraviesa el país, que se encuentra al borde de la guerra civil tras el pucherazo electoral. En una actualización de sus recomendaciones de semanas pasadas, el Ministerio francés de Asuntos Exteriores aconseja en un comunicado "a los franceses que puedan, y en particular a las familias con hijos, que se vayan provisionalmente de Costa de Marfil a la espera de que la situación se normalice".

El Gobierno de la ex metrópoli también pide que se retrasen los planes de viaje a su antigua colonia por la "crisis política aguda" tras la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del 28 de noviembre, a pesar de que considera que "los extranjeros no están hasta ahora directamente amenazados". En este contexto y "como medida de precaución", las escuelas francesas en Costa de Marfil no reanudarán el curso tras las vacaciones el 5 de enero, sino el 17.

"Es el momento de actuar"

El día 22, el Gobierno francés había pedido a los franceses de Costa de Marfil que abandonaran el país, con la precisión de que se trataba de una recomendación "provisional" y como "medida de precaución" ante la situación del país africano. Cinco días después, el ministro de Defensa, Alain Juppé, advirtió de que sus tropas presentes en Costa de Marfil intervendrían "si hay el menor peligro" para la comunidad francesa, que consta de unas 15.000 personas.

París tiene desplegados unos 900 militares en apoyo de los 8.000 cascos azules de la misión de las Naciones Unidas ONUCI. Laurent Gbagbo, que se considera ganador frente al opositor Alassane Ouattara -a quien la comunidad internacional ha reconocido como vencedor en esas elecciones-, ha denunciado repetidamente estos últimos días "un complot" dirigido por Francia y Estados Unidos para apartarlo del poder. Por su parte, Ouattara ha acusado a Gbagbo de "confiscar el poder" y pidió una actuación "rápida" de los países de África occidental para acabar con la crisis. Reino Unido ha anunciado que respaldaría una misión de la ONU y de los países de África occidental para derrocar por la fuerza a Gbagbo. El ministro de Exteriores británico, William Hague, ha precisado que el apoyo no incluye el despliegue de tropas del Reino Unido.

En un mensaje al país desde el hotel Golf de Abiyán, donde ha instalado su sede y la de su Gobierno, Ouattara ha afirmado que "la crisis que vivimos hoy día es a causa del deseo de un clan (el de Gbagbo) de confiscar el poder, incluso si tienen que recurrir a la mentira, la desinformación y la provocación". Por este motivo, refiriéndose a la comisión de tres presidentes de la Comunidad Económica de los Estados de Africa Occidental, que el lunes pasado visitó Abiyán para pedir a Gbagbo que deje el poder, ha señalado que "es el momento de actuar para acabar con está situación".