Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Avisos y corte de conexión

Una ley muy criticada permite cortar la conexión a Internet a quienes hagan descargas ilegales después de tras tres avisos

Tras dos años de encendido debate y un tortuoso trámite parlamentario, el Gobierno francés logró aprobar a finales del año pasado la denominada ley Hadopi, nombre de la Alta Autoridad para la Difusión de la Protección de Derechos en Internet, el organismo administrativo encargado de supervisar la respuesta graduada a la piratería en Internet. En concreto, la legislación francesa contempla que los internautas que se descarguen contenidos ilegales dispongan de tres avisos antes de verse sancionados con hasta un año de corte de conexión a Internet.

Ha sido necesario casi un año adicional para que la Hadopi se pusiera en marcha. Finalmente, está operativa desde el pasado mes de octubre, aunque todavía no funciona a pleno rendimiento. De los 10.000 correos electrónicos de aviso que se esperaba en un primer momento que mandara, hasta ahora envía una media de unos 2.000. Al mismo tiempo, recibe quejas de casi 50.000 direcciones IP sospechosas diarias, es decir que tan solo envía advertencias al 4% de los presuntos fraudulentos, según cifras recogidas por el diario Le Monde.

A partir del próximo mes de enero, Hadopi podrá empezar a enviar el segundo correo de advertencia, acompañado esta vez por un correo certificado, a los internautas en caso de haber reincidido en los seis meses. La tercera etapa contempla ya, en caso de volver a descargarse contenidos ilegales en el año, el reenvío del caso ante la fiscalía, que puede decir sobre el corte del acceso.

La ley, que no ha contado con el respaldo de la oposición de izquierda, ha sido muy criticada por las asociaciones de internautas que consideran el acceso a Internet como un derecho, e incluso por algunos destacados artistas, por injusta e ineficaz. En parte para responder a quienes le reprochan al Gobierno adoptar un enfoque puramente represivo, este ha creado una tarjeta de música destinada a los jóvenes de entre 12 y 25 años, a la venta desde el 28 de octubre. Por 25 euros, el joven puede descargarse música de forma legal por el equivalente de 50 euros.