China e India liman sus tensiones con un incremento de las relaciones comerciales

El primer ministro, Wen Jiabao, acompañado de unos 300 directivos visitan Nueva Delhi y rubrican contratos por 16.000 millones de dólares, desde el sector de las finanzas a la energía

Cuando el presidente estadounidense, Barack Obama, visitó India el mes pasado acompañado de una cohorte de 200 empresarios, los dos países firmaron contratos por valor de 10.000 millones de dólares. El viaje que el primer ministro chino, Wen Jiabao, inició el miércoles pasado a India ha ido aún más allá: le siguen más de 300 directivos y han sido rubricados contratos por 16.000 millones de dólares, desde el sector de las finanzas a la energía.

Las contundentes cifras simbolizan el pujante ascenso chino en la escena internacional y su afán por estrechar lazos en la región, pero no logran ocultar las tensiones que siguen marcando las relaciones entre Pekín y Nueva Delhi. Casi 40 años después de que lucharan una breve, pero cruenta, guerra, siguen sin solventar sus diferencias sobre las fronteras en disputa. Además, India ve con suspicacia las ambiciones regionales chinas y sus estrechos contactos con Pakistán, y teme que intente bloquear su aspiración de ocupar un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Wen Jiabao ha viajado a Nueva Delhi con un mensaje conciliador, y el objetivo de edificar una mayor confianza e incrementar las relaciones económicas. Los dos países se han comprometido en un comunicado conjunto a que los intercambios comerciales alcancen 100.000 millones de dólares para 2015, frente a los 60.000 millones previstos para el ejercicio que finaliza en marzo de 2011. Una cifra abrumadora, porque en 2001-2002 el comercio bilateral era solo de 3.000 millones.

Más flujo comercial

China es el mayor socio comercial de India, pero el flujo es claramente deficitario para Nueva Delhi. Los dos dirigentes acordaron trabajar para reducir la brecha, que se prevé que este año alcance 20.000 millones de dólares. El producto interior bruto chino es cuatro veces el indio.

"Creo que con los esfuerzos conjuntos, a lo largo de la visita, seremos capaces de elevar nuestras amistad y cooperación a un nivel más alto en el nuevo siglo", dijo Wen en el palacio presidencial, junto al primer ministro indio, Manmohan Singh, informa Reuters. "Un fuerte alianza entre India y China contribuirá a una paz, una estabilidad, una prosperidad y un desarrollo duraderos en Asia y el mundo", respondió Singh.

Wen insistió en que no son rivales y que hay sitio suficiente para que los dos países -que agrupan a más de un tercio de la población mundial- se desarrollen. Pero Nueva Delhi tiene sus temores. Cree que Pekín pretende frenar su ascenso como potencia global, y ve con recelo su estrecha alianza con Paquistán, con quien India ha luchado tres guerras desde la partición de la India británica y la independencia del Reino Unido en 1947.

Nueva Delhi ha criticado la emisión de visados especiales por parte de las autoridades chinas a los residentes de la Cachemira india que visitan China. Percibe este movimiento como un cuestionamiento de su soberanía sobre esta región reclamada por Pakistán. Nueva Delhi rompió las conversaciones de paz con Islamabad tras el ataque de militantes paquistaníes en Bombay en 2008, en el que murieron 166 personas.

Por su parte, a Pekín enoja la presencia en territorio indio del líder budista tibetano Dalai Lama y su gobierno en el exilio, y el año pasado protestó ante las visitas de Singh y el Dalai Lama al estado nororiental de Arunachal Pradesh, que China reclama casi en su totalidad. Arunachal Pradesh fue uno de los escenarios de la guerra fronteriza de 1962.

India al Consejo de Seguridad

Wen Jiabao ha reiterado su apoyo a las aspiraciones indias de jugar "un mayor papel" en el Consejo de Seguridad Naciones Unidas, pero se cuidó mucho de dar un respaldo total a su entrada como miembro permanente. Tampoco ha habido avances en el contencioso sobre las fronteras en la zona del Himalaya en disputa.

La visita de Wen -la primera de un primer ministro chino en cinco años- puede ser también un intento de compensar la influencia de Estados Unidos en India. Durante su viaje, Obama sí manifestó su apoyo total a las aspiraciones indias en el Consejo de Seguridad.

Wen y Singh han anunciado hoy el establecimiento de una línea telefónica roja, y acordaron incrementar las visitas de altos líderes. El líder chino tiene previsto viajar hoy viernes a Pakistán.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50