Un fallo en un pozo de BP causó un grave accidente en Azerbaiyán

Directivos de la compañía admiten que un fallo en el revestimiento de cemento de un pozo causó una fuga de gas seguida de un estallido similar al ocurrido en el golfo de México el pasado mes de abril

Una fuga de gas detectada el 17 de septiembre de 2008 obligó a la compañía petrolera BP a evacuar a los 211 trabajadores de la plataforma Central Azeri, una de las más importantes del principal yacimiento de hidrocarburos de Azerbaiyán. La fuga también forzó a cortar en la mayoría de los pozos la extracción de crudo, que se mantuvo por debajo de la media durante meses. Los cables secretos de la diplomacia estadounidense arrojan luz sobre un incidente acerca del que BP fue "excepcionalmente circunspecta", tanto como para provocar el malestar de sus socios, que la acusaron de "restringir el flujo de información" incluso hacia ellos. La causa del accidente, creen altos responsables de BP que se reúnen con los estadounidenses en enero de 2009, fue un defecto en el revestimiento de cemento de uno de los pozos. La fuga fue además seguida del estallido de un pozo de inyección de gas.

Más información
Cable sobre el defecto en la estructura de cemento del pozo
Cable sobre la fuga de gas

Tras la aparición de burbujas en la superficie de las aguas circundantes a la plataforma, saltan las alarmas y la compañía decide la evacuación de los trabajadores. Poco después, un pozo de inyección de gas sufre un estallido, expulsando barro y más gas. Los diplomáticos anotan que BP tuvo "suerte" en que no se produjera una ignición. El episodio guarda muchas similitudes con el accidente ocurrido en el pasado abril en la plataforma operada por BP en el golfo de México, que dio lugar a un desastroso vertido que se derramó en la zona durante tres meses.

El accidente de Azerbaiyán obliga BP a cerrar la producción en los campos Central y Este. El rendimiento total del yacimiento baja de 900.000 barriles diarios a 250.000. "A partir del 19 de septiembre [dos días después del incidente] ya no se notan burbujas en la superficie", reconstruyen los estadounidenses. El hecho, sin embargo, "no significa que la fuga haya terminado", especifican los diplomáticos. Los cables no dan estimaciones sobre el daño medioambiental causado por el accidente. El económico, sin embargo, es muy relevante. Fuentes del sector indican que la pérdida por una reducción de producción de unos 600.000 barriles equivale a unos 34 millones de euros diarios. Cuatro meses después, la extracción seguía en unos 200.000 barriles por debajo de la media.

Las posibles causas

Tras el incidente, los estadounidenses especulan sobre las posibles causas. Una de ellas es "la quiebra de un pozo". "Explicado simplemente, esto es un error del operador, probablemente por un trabajo mal hecho en el revestimiento de cemento alrededor del pozo", indica el cable del 26 de septiembre de 2008.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

El 15 de enero siguiente -dos días después de una reunión con el presidente de BP Azerbaiyán, Bill Schrader, y otros directivos de la compañía-, un diplomático estadounidense anota: "La producción en la plataforma se reanudó en diciembre. El consorcio prevé alcanzar los niveles de septiembre dentro de unos meses. (...) BP ha cerrado algunos 'pozos sospechosos' en los que creen que un trabajo de revestimiento de cemento mal hecho causó la fuga de gas". Tras el accidente del golfo de México, Tony Hayward, máximo responsable de BP, achacó parte de la culpa de lo ocurrido a un "trabajo de revestimiento de cemento mal hecho".

Puedes contactar en Eskup con el autor del artículo, Andrea Rizzi | Comenta esta noticia en la red social de EL PAÍS | La mayor filtración de la historia | Preguntas y respuestas | Ir al especial | Así lo cuenta The Guardian

Buscador de cables

Ver todos los documentos »
Fotografía de archivo de una plataforma petrolífera de BP.
Fotografía de archivo de una plataforma petrolífera de BP.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS