Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amnistía Internacional insta a EE UU a investigar las confesiones de Bush sobre torturas a presos

El ex presidente norteamericano confesó que estas prácticas estaban justificadas para obtener información "de alto valor"

Amnistía Internacional (AI) ha instado a Estados Unidos a investigar las declaraciones realizadas por el ex presidente George W. Bush en su libro de memorias, Decision Points, y en las entrevistas de promoción del mismo, donde admitió haber ordenado la comisión de torturas contra presuntos terroristas.

"Según el derecho internacional, la admisión del ex presidente de haber autorizado actos constituyentes de tortura es suficiente para obligar a Estados Unidos a investigar sus declaraciones y, si son justificadas, a juzgarlo", ha dicho el director general de AI, Claudio Cordone.

En sus memorias, así como en varias entrevistas concedidas en los últimos días para promocionarlas, Bush confesó que era consciente de las prácticas de algunos centros de detención de Estados Unidos para obtener información de varios presos "de alto valor". Entre las técnicas utilizadas, mencionó la del waterboarding con la que se puede simular el proceso de ahogamiento hasta en 80 ocasiones.

En concreto, el ex mandatario se centra en los casos de Abu Zubaydah, que permaneció detenido desde abril de 2002 hasta septiembre de 2006, y Jalid Sheij Mohammed, arrestado en Pakistán en marzo de 2003. Ambos fueron trasladados a Guantánamo donde fueron víctimas de esta y otras torturas como privación del sueño, desnudez prolongada, exposición a bajas temperaturas y agresiones físicas.

"Nadie involucrado en torturas debe escapar de la justicia, y eso no excluye al ex presidente Bush", ha insistido Cordone, quien ha apuntado que "en el caso de que Estados Unidos se abstenga de investigar esto, otros Estados deberán intervenir e iniciar sus propias pesquisas".

En este sentido, el director de AI ha advertido de que una negativa de Estados Unidos a investigar estos sucesos evidenciaría una vez más "la ausencia de rendición de cuentas" a la comunidad internacional por parte de la potencia norteamericana.