Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El conflicto del Sáhara

Los tres periodistas de la SER expulsados por Marruecos llegan a Las Palmas

España pide a Rabat deje trabajar a la prensa.- El balance oficial de muertos se eleva a 13, dos civiles y 11 policías

Marruecos ha expulsado hoy a los tres periodistas de la cadena SER retenidos en el Sáhara Occidental tras romper el bloqueo informativo impuesto por Rabat en El Aaiún a raíz del desalojo del campamento saharaui. Àngels Barceló, Nicolás Castellano y Ángel Cabrera, quienes se han negado a firmar la orden de expulsión en la que se les acusa de comprometer la seguridad nacional, han sido embarcados en un avión con destino a Las Palmas que ha aterrizado en el aeropuerto grancanario poco después de las cuatro de la tarde. La agencia oficial marroquí MAP ha informado de la expulsión de los tres profesionales "tras haber proporcionado informaciones falsas sobre su identidad y su profesión". También hoy, a través de esta agencia y sin previo aviso, el corresponsal de Abc Luis de Vega se ha enterado de que su acreditación le iba a ser retirada. El Gobierno ha pedido públicamente a las autoridades marroquíes que permitan a los periodistas españoles realizar su labor.

Minutos después de llegar a España, Barceló ha entrado en directo en el programa La Ventana, donde ha contado que además de ella y sus otros dos compañeros expulsados, viajaban a bordo del avión otros nueve periodistas a los que no se ha dejado entrar en Marruecos. Entre estos, figuraban dos periodistas de TVE, uno de Onda Cero, dos de Antena 3, una de France Presse, uno de Público y dos de Efe, según las informaciones facilitadas por esta última agencia. "Nuestra obligación es estar allí donde no se nos quiere, donde somos incómodos", ha dicho Barceló, quien ha asegurado que en ningún momento se han sentido "desasistidos" por el Ejecutivo aunque este no haya logrado con sus gestiones evitar su expulsión. "Las autoridades marroquíes no solo nos han engañado a nosotros, sino que han engañado al Gobierno español porque no han hecho nada de lo que le decían al Gobierno español que iban a hacer", ha añadido.

La ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, ha asegurado en una entrevista en Telecinco que los tres profesionales, que ayer pasaron ocho horas en comisaría, no han sido detenidos formalmente sino que fueron trasladados a las dependencias policiales para hacer una declaración. El Gobierno marroquí anunció a Barceló, Castellano y Cabrera que serían repatriados en el primer vuelo comercial que despegara hoy hacia España desde el Aaiún por suponer "un grave riesgo para el orden público y para la seguridad nacional", según ha informado la propia Barceló en directo en un informativo de su cadena. "Nos han tratado y nos van a expulsar como delincuentes", ha denunciado la directora de Hora 25. Hacia las tres de la pasada madrugada (hora peninsular española) los policías les obligaron "a empujones" a trasladarse al aeropuerto, donde han permanecido durante horas "encerrados en un cuartucho, con tres colchonetas y tres rollos de papel higiénico, constantemente vigilados por tres militares", según el relato de la periodista.

Bloqueo burlado

Los periodistas denuncian también que la policía ha impedido que un funcionario del servicio diplomático español accediera tanto a la comisaría como al aeropuerto. "Nosotros no queríamos abandonar la comisaría sin la presencia de un representante oficial español, pero las autoridades marroquíes nos han estado engañando todo el rato diciéndonos que (ese funcionario) se iba a presentar", ha explicado Barceló. Este aspecto ha sido confirmado por la ministra de Exteriores, que ha explicado que España no tiene un representante consular en la zona al no reconocer la soberanía de Marruecos, pero sí "un funcionario que puede prestar algún tipo de asistencia y que no ha tenido posibilidad de verlos". Barceló ha criticado que sean expulsados a pesar de que había hablado por teléfono con la ministra Jiménez y cuatro veces con el vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Barceló, Castellano y el técnico Cabrera entraron en El Aaiún la noche del miércoles rompiendo el bloqueo informativo impuesto por Rabat para informar de lo que ocurre en la zona. Las autoridades marroquíes aseguran que no se permite pasar a los periodistas españoles por motivos de seguridad, pero los marroquíes e incluso una periodista francesa de Le Monde están informando desde allí. En rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, Jiménez ha añadido que tanto el vicepresidente Rubalcaba como ella misma han pedido a las autoridades marroquíes, en los distintos contactos que vienen manteniendo con sus homólogos en los últimos días, que permitan a los periodistas españoles hacer su labor.

Así, el Gobierno ha hecho gestiones ante el país vecino para solucionar la retención de los periodistas de la SER detenidos en El Aaiún y ha pedido la restitución de la acreditación al corresponsal de Abc, Luis de Vega, quien hoy se ha enterado a través de la agencia de prensa marroquí de que le había sido retirado el permiso para trabajar en el país. "España tiene una visión completamente diferente del trabajo de los medios de comunicación, con una defensa absoluta y clara del ejercicio de la libertad de expresión", ha afirmado la ministra.

Mientras tanto, Marruecos ha ofrecido el último balance de los disturbios. Un saharaui, de nombre Brahim Daudi, se ha convertido en la segunda baja civil reconocida por Rabat, que también ha elevado a 11 el número de agentes de las fuerzas de seguridad fallecidos. Fuentes hospitalarias han indicado a la agencia oficial MAP que Daudi murió anoche por las heridas recibidas durante el desmantelamiento del campamento de protesta de Gdaim Izik, a 18 kilómetros de El Aaiún, donde miles de saharauis reivindicaban sus derechos socioeconómicos. Por su parte, fuentes de la gobernación de la capital administrativa del Sáhara Occidental han informado de la muerte de un agente marroquí, y señalaron que el fallecido pertenecía al cuerpo de las Fuerzas Auxiliares, sin ofrecer más detalles.