Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas da carpetazo al contencioso por las expulsiones de gitanos de Francia

La comisaria de Justicia considera suficientes las garantías aportadas por París

La Comisión Europea ha convertido definitivamente en historia el acre enfrentamiento con Francia a propósito de las repatriaciones de gitanos rumanos y búlgaros de este verano al aceptar como bueno el proyecto de ley de París de adaptar la directiva sobre libre circulación de personas y el calendario para ello. "Francia ha hecho lo que le pidió la Comisión", ha señalado en un comunicado Viviane Reding, la vicepresidenta del Ejecutivo comunitario que provocó una guerra verbal en la que participaron a fondo José Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión, y Nicolas Sarkozy. "Estoy encantado de que haya triunfado la razón", ha apuntado el presidente francés.

El pulso entre la Comisión, como guardiana de los derechos de los ciudadanos, y Francia por las expulsiones de los rumanos y búlgaros se convirtió en algarada diplomática cuando Reding, sintiéndose engañada por París, declaró que lo ocurrido le retrotraía a escenas de la Segunda Guerra Mundial que no pensaba volverían a darse en Europa. Un Sarkozy herido por el rejonazo verbal tuvo un intenso intercambio de pareceres con Barroso en el Consejo Europeo de septiembre. Al espectáculo asistieron atónitos los demás jefes de Estado y de Gobierno de la Unión, que puestos en la tesitura se alinearon con su colega en contra de lo que consideraron excesos verbales de Reding.

Colocados cada uno en su sitio, Reding dio a Francia hasta el 15 de octubre para presentar un proyecto de ley para adaptar la controvertida directiva de 2004 a la legislación nacional y, con él, un calendario de aplicación. En caso contrario, Francia sería sometida a un procedimiento sancionador.

"Me satisface anunciar que Francia ha respondido positiva y constructivamente, y en los plazos previstos, a la petición de la Comisión", ha señalado Reding en el comunicado en que exponía cómo París ha presentado su proyecto de ley y "un calendario creíble, hasta primeros de 2011", para la trasposición de la directiva.

"Francia, por lo tanto, ha hecho lo que le pidió la Comisión", ha resumido Reding, para subrayar la victoria formal. París ha ganado en el fondo y el archivo de las diligencias abre la vía a la normalización de las relaciones entre Bruselas y París.