El presidente de la Unión Romaní: "Nos sentimos como David contra Goliat"

Gitanos de toda Europa preparan una demanda contra Francia ante el Tribunal de Estrasburgo.- Acusan a los dirigentes europeos de "no tener coraje suficiente para pararle los pies a Sarkozy"

Los gitanos no quieren quedarse de brazos cruzados mientras miembros de su comunidad son expulsados masivamente y sin contemplaciones fuera de territorio francés. El pueblo gitano europeo asiste indignado a esta política indolente y perplejo ante las trifulcas verbales vividas ayer en los salones de las instituciones europeas; y están decididos a actuar de forma enérgica ante las iniciativas del presidente francés, Nicolas Sarkozy.

La Unión Romaní española ha sido la impulsora de una demanda colectiva en el Tribunal de Estrasburgo contra el Gobierno francés. La Unión Romaní Internacional, en colaboración con ONG y asociaciones de Derechos Humanos francesas, ya se han puesto manos a la obra para tener concluido cuanto antes el texto de la denuncia.

Más información
Comunicado de la Unión Romaní de España
La UE amenaza con sancionar a Francia
Berlusconi apoya a Sarkozy en las deportaciones de gitanos
La eurodiputada anuncia en su web que irá a "un campamento gitano"
Rajoy respeta la expulsión de gitanos de Sarkozy
Sarkozy se enfrenta a Bruselas
Una eurodiputada de Sarkozy dice que los gitanos rumanos provocan los mismos problemas en Francia y en España
Una eurodiputada francesa detecta problemas con los rumanos en un barrio de Badalona

El presidente de los romaníes en España, Juan de Dios Ramírez Heredia, ha asegurado a EL PAÍS que todas estas organizaciones están "trabajando muy seriamente en esa denuncia". También reconoce que todo lo ocurrido en los últimos días ha influido en el ánimo del pueblo gitano, aunque opina que finalmente su imagen saldrá reforzada: "Nos sentimos como David contra Goliat", ha confesado.

Las palabras de Ramírez Heredia viajan cargadas de coherencia, mesura y responsabilidad, aunque de vez en cuando se desliza un "tonto del bote" para referirse al presidente francés, a quien acusa de haber acometido las deportaciones colectivas para "ganar popularidad": "Es solo una maniobra electoralista", apostilla.

"Alguien se puede preguntar por qué demonios se ha metido Sarkozy con nosotros", plantea a continuación. "La razón más importante", añade, "es que se mete con nosotros porque somos los más débiles y porque detrás de nosotros no hay poderes fácticos". "Eso sí", enfatiza después de augurar que la polémica de las expulsiones va para largo, "ya verás cuando lleguemos a Estrasburgo con la denuncia; vamos a oír: '¡los gitanos quieren sentar en el banquillo a Sarkozy!' Algunos, no nos lo perdonarán nunca".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

-¿Cree que en España podría producirse algo parecido a lo que ha sucedido en Francia?

-Ni por asomo pasa esto en España, espeta tajante el líder romaní, que considera que hay "claras connotaciones nazis" en la circular secreta del Gobierno francés en la que se ordenaba el desmantelamiento de campamentos de gitanos rumanos y búlgaros.

Un proceso largo

La Unión Romaní sabe que el proceso de la denuncia será complicado y muy largo, pero las organizaciones implicadas "no van a desfallecer" porque tienen la convicción de que "esto debe ser sancionado, aunque sólo sea como medida ejemplarizante, para que el resto de Estados sepan que la Constitución Europea no es sólo un enunciado".

En un comunicado hecho público hoy, esta organización señala su profunda tristeza por el resultado de los debates del Consejo y su decepción porque los socios "no han tenido coraje suficiente para pararle los pies a Sarkozy". "Leer los titulares de la prensa española y europea ha sido como un chorro de agua fría. Hasta nuestro subconsciente llegaban los gritos de los racistas de todos los colores diciendo ¡Viva Sarkozy! Y tienen motivo para regocijarse, porque la lectura que han hecho de las declaraciones de los jefes de Gobierno ha sido que Sarkozy se ha salido con la suya y que apoyan su política antigitana, -sí. antigitana- frente a la postura de la comisaria de Justicia", subraya el texto.

El pueblo gitano considera que no se puede entender la política de Francia como una iniciativa de retorno voluntario aunque "diga que está dando 300 euros por cada persona a la que expulsa" ya que "muchos de los que firman la deportación ni siquiera saben leer ni tienen ni idea de lo que están firmando".

Vulneraciones

Los promotores de la denuncia consideran que hay fundamento para denunciar a Francia porque ha "vulnerado" una decena de artículos de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, las convenciones internacionales sobre Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial, Discriminación contra la Mujer y Derechos del Niño; el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales, la Carta Social Europea y el Convenio marco del Consejo de Europa para la Protección de las Minorías Nacionales, informa Europa Press.

Asimismo, la organización encuentra base para denunciar al Ejecutivo francés por el "incumplimiento flagrante" de hasta cinco directivas europeas e incluso de su propia legislación, en concreto la Declaración de los Derechos del Hombre aprobada por la Asamblea Nacional Constituyente francesa de 1789 y los tratados secundados, como el de Lisboa, entre otras.

La Coalición por la Política Europea para la Población Gitana (que agrupa a varias ONG que operan a nivel europeo en el ámbito de los derechos humanos, la lucha contra el racismo y los derechos de la población gitana) también ha hecho público un comunicado en el que "respalda plenamente la posición de la comisaria de Jusiticia". También hace un llamamiento para que se detengan las expulsiones y se "respeten los derechos humanos de todos".

Manifestación llevada a cabo hoy en Valencia por la Fundación Secretariado Gitano.
Manifestación llevada a cabo hoy en Valencia por la Fundación Secretariado Gitano.JESÚS CíSCAR
Juan de Dios Ramírez, presidente de la Unión Romaní de España y ex diputado en el Congreso.
Juan de Dios Ramírez, presidente de la Unión Romaní de España y ex diputado en el Congreso.ALBERT ALEMANY

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS