Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tribunal de la ONU más antiguo

La Corte Internacional de Justicia es el principal organismo jurídico de Naciones Unidas pero a menudo tiene problemas para imponer sus sentencias

El Palacio de la Paz de La Haya, sede de la Corte Internacional de Justicia, donde se ha emitido hoy la sentencia sobre la independencia de Kosovo.
El Palacio de la Paz de La Haya, sede de la Corte Internacional de Justicia, donde se ha emitido hoy la sentencia sobre la independencia de Kosovo. REUTERS

Establecido en 1945, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) no sólo es el máximo órgano judicial de Naciones Unidas. También hace las veces de decano de las demás cortes surgidas al amparo de la justicia internacional. Igual que el TIJ, las más señaladas, como la Corte Penal Internacional o el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia , tienen su sede en La Haya. Así trabajan.

La Corte Internacional de la ONU resuelve disputas entre Estados por medio de sentencias vinculantes. También emite dictámenes consultivos en respuesta a las preguntas planteadas por la Asamblea General , o bien el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas . Estos no son de obligado cumplimiento, pero pueden animar a las partes a negociar por la vía diplomática.

En la práctica, los poderes de la Corte ?que está compuesta por 15 jueces nombrados por periodos de nueve años? se han visto mermados por la falta de compromiso de los países para acatar incluso los fallos obligados. El Consejo de Seguridad también tiene problemas para imponerse, sobre todo cuando la decisión afecta a uno de sus cinco miembros permanentes (China, Rusia, Estados Unidos, Reino Unido y Francia). Un buen ejemplo de las sentencias no acatadas es lo ocurrido en 1984, cuando Washington rechazó la que le conminaba a poner fin a su agresión contra Nicaragua.

En el terreno de las consultas, una de las más llamativas fue la que declaró ilegal, en 2004, el muro construido por Israel en Cisjordania . Los 15 jueces de la CIJ concluyeron que Israel violaba el derecho internacional y debía paralizar las obras. No le hicieron caso, pero la ola de protestas fue enorme en todo el mundo.

Con Srebrenica fue distinto. La Corte calificó el asesinato de 8.000 varones musulmanes de genocidio, pero exculpó a Serbia de responsabilidad al respecto.

El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY), pertenece también a la familia de Naciones Unidas. Establecido en 1993, se dedica exclusivamente a juzgar los crímenes cometidos en las guerras de los Balcanes. Con 16 jueces, tiene previsto cerrar sus puertas hacia 2013. De todos modos, no cesará por completo su trabajo hasta que hayan sido detenidos todos los prófugos. El más conocido es el general serbobosnio Ratko Mladic, acusado por Srebrenica. La labor del TPIY es similar a la del Tribunal para Ruanda y el dedicado a Camboya.

La Corte Penal Internacional (CPI) empezó a operar en 2002. De carácter permanente, es heredera del proceso de Nuremberg contra los nazis. Con 21 jueces, es la única de su clase en el mundo para juzgar el genocidio y los crímenes de guerra y contra la humanidad. Su Estatuto interno, que obliga a los Estados a acatar sus órdenes, no ha sido ratificado por potencias como Estados Unidos, Rusia, China o India. Tampoco lo han hecho Irak, Israel y Cuba.