Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REACCIONES

Serbia asegura que nunca reconocerá la independencia de Kosovo

EE UU respalda la decisión de la CIJ y reitera su compromiso con la soberanía kosovar.- Pristina dice a Belgrado que a partir de ahora deberán tratar con ellos como Estado soberano.- Rusia dice que la sentencia no da base legal a la separación

Washington / Belgrado / Pristina

Serbia nunca reconocerá la independencia de Kosovo. Así de contundente ha sido el presidente serbio Boris Tàdic después de conocer la sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ). "El Gobierno considerará ahora más pasos" para oponerse a la separación de la que considera su provincia. Las palabras de Tàdic son un eco de lo que más temprano ha dicho su ministro de Exteriores, Vuk Jeremic: Belgrado "no reconocerá jamás, en ninguna circunstancia" la independencia unilateral de Pristina. Kosovo, por su parte, ya ha advertido a Serbia de que tendrá que tratar con ellos como Estado soberano, según el ministro de Exteriores kosovar, Skender Hyseni.

Las reacciones no han tardado tras la sentencia de la CIJ. Estados Unidos y Alemania respaldan la sentencia del tribunal de la ONU, mientras que Rusia asegura que la decisión, como no es vinculante, no ofrece una base legal para su independencia.

Ahora comienza la batalla por el reconocimiento internacional de aquellos países que aún no consideran a Kosovo como un territorio soberano. El Grupo Popular Europeo, mayoritario en la Eurocámara, ha pedido a los cinco países de la Unión Europea que todavía no reconocen la independencia de Kosovo, entre ellos España, que den ese paso tras la decisión de la CIJ. Además de España, tampoco han reconocido a la ex provincia serbia Eslovaquia, Grecia, Rumanía y Chipre. "Serbia debe ahora aceptar este resultado y mantener una buena relación de vecindad con Kosovo", dice en un comunicado la eurodiputada del PPE y miembro de la delegación parlamentaria para las relaciones con Kosovo, la alemana Doris Pack.

Desde el otro lado del Atlántico, Estados Unidos ha respaldado hoy de forma inmediata la sentencia y ha llamado a Europa a que se una ante un futuro común. "La sentencia de la CIJ afirma firmemente que la declaración de independencia de Kosovo es legal, un veredicto que nosotros respaldamos. Ahora ha llegado el momento de que Europa se una tras un futuro común", ha dicho el portavoz del Departamento de Estado, P.J. Crowley, en la primera reacción oficial de la Administración de Barack Obama. La secretaria de Estado, Hillary Clinton, quien se encuentra de gira en Asia, ha hecho un llamamiento a todos los países para que reconozcan la independencia de Kosovo.

Horas antes, el vicepresidente estadounidense Joe Biden ha llamado a Tàdic -antes de que se emitiera la sentencia- y le ha reafirmado la posición de Washington de apoyo total a un Kosovo democrático y multiétnico. Según informa la Casa Blanca, Biden ha reiterado el compromiso "inquebrantable" de EE UU con la soberanía y la integridad territorial de Kosovo y ha pedido al Gobierno serbio que trabaje de forma constructiva para resolver los problemas prácticos que mantiene con Pristina.

El Gobierno de Berlín también ha elogiado el dictamen del tribunal de la ONU y ha apelado a las autoridades de ambos países a buscar un "diálogo constructivo" y "pragmático" en interés de la población. El dictamen "confirma nuestro parecer, de que la independencia de la República de Kosovo y su integridad territorial son hechos irrefutables", ha sentenciado el ministro de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle, en un comunicado difundido por su departamento.

Pero Rusia considera que esta decisión "abre la caja de Pandora", de los separatismos. "Preveo muchos fenómenos peligrosos en el mundo similares a lo ocurrido en Kosovo", afirma Leonid Slutski, vicepresidente del comité de Asuntos Internacionales de la Duma rusa.

"Nuestra posición sobre el no reconocimiento de la independencia de Kosovo no ha cambiado", declaró el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Andrei Nesterenko, en un comunicado publicado en la página web de la Cancillería rusa.