Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El asesinato de un candidato a gobernador no detiene las elecciones estatales en México

Los comicios continuarán a pesar de que Rodolfo Torre Cantú, dirigente del PRI en el Estado de Taumalipas, murió tiroteado junto a cuatro colaboradores cuando viajaba hacia un acto de campaña

A pesar del asesinato de Rodolfo Torre Cantú, el candidato Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Estado mexicano de Tamaulipas (noroeste de México, en la frontera con Estados Unidos) continuará celebrando las elecciones a gobernador el próximo 4 de julio.

"Estamos esperando que nos notifiquen quién va a ser el nuevo candidato del PRI", señaló Arturo Muñiz como portavoz del Instituto Electoral del Estado. El PRI gobierna actualmente en Tamaulipas. Torre Cantú encabezaba una coalición electoral que había logrado amplia ventaja en las encuestas. Su muerte ha dejado en estado de conmoción al estamento político mexicano.

El candidato, de 45 años, viajaba alrededor de las once, hora de México, por la carretera Ciudad Victoria-Soto La Marina rumbo al aeropuerto. Desde allí, después de una reunión privada viajaría a Matamoros (en la frontera) para asistir a los cierres de campaña del candidato a la alcaldía de esa ciudad, Alfonso Sánchez Garza, y de otros candidatos a diputados locales. La comitiva, compuesta de tres vehículos, fue emboscada por un comando armado que le cerró el paso en el kilómetro siete.

Al detenerse, el convoy del político recibió varias ráfagas de balas. Además de Torre Cantú, fueron asesinados su secretario privado Alejandro Martínez, el diputado local Enrique Blackmore, y los escoltas Rubén López Francisco López y Luis Gerardo Subieta. Aunque en un primer momento se hablabla de un total de ocho muertos, el fiscal del Estado de Tamaulipas, Jaime Rodríguez, aclaro más tarde que son cinco los fallecidos y que cuatro personas que viajaban con Torre Cantú fueron trasladadas al Hospital General, en donde evolucionan favorablemente.

El múltiple asesinato conmocionó a la clase política de México. Se trata del magnicidio de más alto nivel desde la muerte del candidato presidencial del PRI en 1994, Luis Donaldo Colosio, tiroteado durante un acto electoral en Tijuana.

Al filo de las 14.30 hora de México, desde la residencia oficial de Los Pinos, y acompañado por el fiscal general, Arturo Chávez Chávez, el ministro Fernando Gómez Mont y el ministro de la Defensa Nacional, Guillermo Galván Galván, el presidente Felipe Calderón condenó el "cobarde" asesinato, reconoció que causa "conmoción", pidió la unidad de los partidos y los ciudadanos para salvaguardar del crimen organizado a las instituciones y denunció que, con este tipo de actuaciones, los criminales "pretenden intervenir" en los procesos de los ciudadanos. Todos, en señal de luto, vestían corbatas negras.

Por su parte, Beatriz Paredes Rangel, presidenta nacional del Partido Revolucionario Institucional, ha expresado el "profundo dolor" de esa organización política por el asesinato de Torre Cantú, médico de formación, y sus acompañantes. "Este lamentable suceso ocurre a seis días de las elecciones, inevitablemente contribuirá a enturbiar este proceso que vemos como la vía adecuada para alcanzar la plenitud democrática, en contra de quienes han preferido la violencia", ha dicho Paredes Rangel en un comunicado en donde además ha exigido "con firmeza una rápida investigación del suceso, que además dejó varias víctimas gravemente heridas, así como el castigo a los responsables".

El 4 de julio, 12 Estados mexicanos, entre ellos Tamaulipas, tienen programadas elecciones para renovar gobernaciones. Otros dos Estados irán también a las urnas pero sólo para elegir alcaldes y diputados locales. Ni el PRI, ni el Partido Acción Nacional (PAN), que también condenó los hechos y de inmediato suspendió definitivamente las campañas en suelo tamaulipeco, han hablado de cancelar las elecciones. Al contrario, el PAN llamó a responder a estos actos con una masiva participación en la jornada electoral del domingo.

Tamaulipas, Estado en donde distintos grupos criminales han logrado sembrar pánico en ciudades como Reynosa y Tampico, ya había padecido en las semanas recientes el asesinato de líderes sociales y candidatos. De hecho, hay varias alcaldías que se quedaron sin contendientes de algunos partidos, por el temor que se vive en la entidad.