Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama planta a Lula

El presidente de EE UU rechaza la invitación del brasileño para viajar a su paísantes de las elecciones.- Las especulaciones apuntan a la discrepancia sobre Irán

Más que irritado, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, está decepcionado: su homólogo de EE UU, Barack Obama, no viajará a su país antes de que abandone la presidencia brasileña. El carismático dirigente le había invitado a visitar Brasil antes de las elecciones presidenciales del próximo octubre, en las que se producirá su relevo. Lula estaba convencido de que el inquilino de la Casa Blanca aceptaría la invitación, ya que fue él quien le definió como el político más popular del planeta. ¿Cómo iba a decirle que no?

Según el diario Folha de São Paulo, las razones que han podido motivar el rechazo a la invitación son dos: las actuales discrepancias sobre política exterior entre Brasilia y Washington, y una supuesta interferencia del ex presidente socialdemócrata brasileño Fernando Henrique Cardoso ante Bill y Hillary Clinton para que eviten la visita de Obama antes de unas elecciones en las que Lula lucha para lograr la victoria de su candidata, Dilma Rousseff.

Entre los aspectos de la política exterior brasileña que pueden desagradar a la Casa Blanca figuran, según los expertos en diplomacia, el espinoso asunto del acuerdo alcanzado por Brasil y Turquía con Irán. Según la diplomacia estadounidense, esta es una maniobra de Teherán para aplazar las sanciones internacionales y favorecer así la carrera nuclear del régimen de Mahmud Ahmadineyad, que niega el Holocausto y el derecho de Israel a existir.

Mediación de Cardoso

Además del tema iraní, la diplomacia de Washington parece que no ve con buenos ojos la simpatía de Lula por todos aquellos presidentes de América Latina abiertamente enfrentados con Estados Unidos (Hugo Chávez, Fidel Castro y Evo Morales, entre otros). La hipótesis de la mediación del ex presidente Cardoso ante los Clinton para evitar la visita de Obama y que esta sea usada para apoyar a la candidata de Lula en detrimento del socialdemócrata José Serra, del mismo partido que Cardoso, se trata de algo poco probable, según analistas políticos como Reinaldo Azevedo, de Veja. Porque esto significaría que Cardoso tiene más influencia ante Obama que Lula.

La explicación más simple es que el propio Obama no haya creído oportuno visitar por primera vez un país tan importante como Brasil, con problemas pendientes de discusión con la Casa Blanca y justo en vísperas de unas elecciones de enorme importancia, en las que los brasileños deberán escoger al sucesor de un presidente tan ominpresente y carismático como Lula. "Mejor hacerlo después [de las elecciones]", parece que se dijo Obama, según explicó a este diario un asesor de Cardoso.

Y es que, como decía el escritor italiano Leonardo Sciascia, para no equivocarse, lo más seguro es buscar siempre la razón más obvia y la más cercana a nosotros, en todas las circunstancias.