Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seúl acusa al régimen de Pyongyang del hundimiento de una fragata que causó 46 muertos

Corea del Norte niega su implicación en el incidente en marzo en aguas del mar Amarillo.- EE UU y Japón muestran su apoyo a Seúl.- La OTAN advierte del peligro de este tipo de ataques para la estabilidad de la región

Seúl / Tokio / Washington

Corea del Sur ha implicado a Corea del Norte en el hundimiento hace dos meses de uno de sus navíos de guerra que causó 46 muertos, al divulgar los resultados de la investigación oficial sobre el suceso. La corbeta Cheonan, de 1.200 toneladas, se hundió el pasado 26 de marzo en aguas del mar Amarillo (mar Occidental), cerca de la frontera marítima intercoreana, por una explosión causada por un "torpedo fabricado en Corea del Norte" y "disparado por un submarino norcoreano", según el informe oficial, que el régimen de Pyongyang niega. Tras conocerse el informe, el presidente surcoreano, Lee Myung-bak, ha afirmado que Seúl tomará medidas "firmes" contra Corea del Norte para que admita su implicación.

"Hemos llegado a la conclusión clara de que el Cheonan fue hundido por una explosión externa causada por un torpedo hecho en Corea del Norte", ha indicado Yoon Duk-yong, uno de los responsables del equipo de investigadores, compuesto por expertos de varios países. Las conclusiones de esta investigación eran desde hace días un secreto a voces en Seúl, que ha ido divulgando, poco a poco, diversas pistas que apuntaban a la implicación del régimen comunista norcoreano, que por su parte niega su responsabilidad en una de las peores catástrofes navales de su vecino del sur. Corea del Norte además acusa a Seúl de querer llevar las relaciones intercoreanas "a la catástrofe" con "movimientos de guerra", según la agencia norcoreana KCNA.

Las primeras pesquisas ya apuntaron a la implicación del régimen de Pyongyang en el hundimiento de la corbeta, en cuyos restos se encontraron rastros de una sustancia explosiva idéntica a la de un torpedo norcoreano hallado por Corea del Sur hace siete años.

Reacciones internacionales

Antes de divulgar hoy los resultados de la investigación oficial, el presidente surcoreano habló esta semana con el mandatario estadounidense, Barack Obama, y el primer ministro japonés, Yukio Hatoyama, a los que informó de las pesquisas. Seúl también se puso en contacto con responsables de China y Rusia, que junto a las dos Coreas, EEUU y Japón integran las negociaciones a seis bandas para el desarme nuclear norcoreano, paralizadas desde final de 2008 y que ahora están aún más lejos de reanudarse.

Al conocer el informe, el Gobierno de Estados Unidos ha mostrado su total respaldo a las acusaciones formuladas por Seúl contra Pyongyang y fuentes de la Casa Blanca han informado también de que Washington defenderá a Seúl "contra futuros actos de agresión" norcoreanos, y que este acto, que supone una violación del armisticio firmado entre las dos Coreas tras la guerra civil finalizada en 1953, aumenta el aislamiento internacional de Pyongyang.

Otro de los países que se ha pronunciado con respecto al tema ha sido Japón, que ha considerado "muy lamentable" la implicación de Corea del Norte. El primer ministro japonés ha dicho que está dispuesto a respaldar a Seúl si decide buscar una resolución condenatoria del Consejo de Seguridad de la ONU. Asimismo, ha pedido a China que muestre una posición más "firme" ante Pyongyang.

"Corea del Sur ha actuado hasta ahora de una forma extremadamente calmada", ha dicho Hatoyama. "China debe estar usando la palabra 'calmada' en un sentido diferente. Debemos reconocer los hechos como son, hechos".

Asimismo, la OTAN ha condenado duramente en una declaración a Corea del Norte. "El hundimiento del Cheonan por parte de Corea del Norte constituye un claro rompimiento de las leyes internacionales y representa una seria amenaza a la región", ha dicho la Alianza que ha reiterado su llamamiento a Pyongyang a que evite incidentes que contribuyan a elevar las tensiones en la península coreana.