Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero defiende el plan de ajuste: "Pienso en el futuro del país, no en el personal"

El presidente considera "entendible" que las medidas tengan un impacto en las encuestas

José Luis Rodríguez Zapatero tiene asumido que las medidas "difíciles y duras", según sus palabras, que ha tomado para recortar el déficit tendrán un coste electoral, como refleja la encuesta de Metroscopia publicada por EL PAÍS , que amplía a más de nueve puntos la distancia del PP sobre el PSOE. "Es entendible que eso tenga impacto en las encuestas y en el respaldo al Gobierno y a la fuerza política a la que represento", ha admitido. "Pero cuando tenemos unas circunstancias difíciles, serias, mi responsabilidad, la de un presidente del Gobierno es pensar en el futuro de su país, más que en cualquier otro futuro político o personal".

Zapatero, que no había comparecido ante los medios de comunicación desde que presentó el paquete de medidas de ajuste en el Congreso, el pasado miércoles, ha aprovechado para intentar cambiar la percepción de la que más rechazo social ha provocado: la congelación de las pensiones. Ha asegurado que los pensionistas mantendrán su poder adquisitivo en esta legislatura, pero no porque el Gobierno vaya a rectificar, sino porque en 2009 sus pensiones subieron dos puntos, con una inflación de sólo el 0,8%, y también se revalorizarán este año, lo que compensará que queden congeladas en 2011. Además, las pensiones mínimas, que perciben 3,2 millones de personas, aumentarán, como ya lo han hecho en un 25% desde 2005, concluyó.

No ha abordado otra medida polémica: el recorte de las retribuciones de los empleados públicos. Aún no se ha decidido, según fuentes gubernamentales, cómo se repartirá el recorte del 5% como media. Se sabe que será progresivo y se estudia la posibilidad de excluir a los sueldos más bajos, los "milieuristas", aunque ello dependerá, según las mismas fuentes, de la evaluación del coste total de esta medida para el conjunto de las Administraciones Públicas. Además, se aplicará parte del recorte a las pagas extraordinarias, para hacerlo más llevadero.

Zapatero compareció, tras la cumbre entre la UE y México en Comillas (Cantabria), arropado por el presidente permanente del Consejo, Herman Van Rompuy, y el de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, quienes le echaron un capote asegurando que las medidas de ajuste no sólo serán beneficiosas para España sino para toda la zona euro. "Van en la buena dirección", dijo Barroso, "Son duras pero valerosas. No hay alternativa", remachó Rompuy.