Calleja: "Ahora mismo está lanzando unas columnas bestiales de humo"

La erupción ha sorprendido al aventurero español al pie del volcán islandés

Ramon Larramendi, un miembro de la expedición, a solo 10 metros de la cámara.
Ramon Larramendi, un miembro de la expedición, a solo 10 metros de la cámara.JESÚS CALLEJA

"Tenemos la suerte de estar aquí, en el lío, al lado del volcán. En tres horas vamos a subir a un helicóptero para grabar el cráter y alrededores". Al aventurero Jesús Calleja, la explosión del volcán islandés le cogió a 18 kilómetros de su falda. El responsable de Desafío Extremo (Cuatro), estaba en la isla para rodar una travesía invernal cerca del Círculo Polar Ártico, uniendo los tres volcanes más explosivos de la isla junto al también aventurero Ramón Larramendi y el cámara Emilio Valdés. A pesar de estar tan cerca de la erupción, la ventisca y la niebla les impedía ver el panorama hacia el que se estaban dirigiendo. Hasta que una tregua del clima les permitió atisbar el horizonte: "No veíamos nada, la visibilidad era de 30 metros. De pronto se hizo una tregua de diez minutos y vimos una columna frontal de humo de unos 20 kilómetros de altura. Las cenizas venían prácticamente en nuestra dirección. Sin saberlo, nos habíamos metido de lleno en la boca del lobo".

Más información
Calleja cuenta de primera mano su experiencia en el volcán islandés
La nube de cenizas causa la mayor crisis aérea de la historia en Europa
El volcán islandés continúa expulsando cenizas
La nube de ceniza del volcán islandés amenaza con extenderse al sur de Europa
"Nos acercamos tanto al volcán que daba miedo"

"Pudimos reaccionar y nos declaramos en emergencia", continúa el explorador. "Nos mandaron un helicóptero [que han pagado ellos mismos] y nos rescataron al límite (vídeo del rescate ) e hicimos un aterrizaje de emergencia, casi a oscuras, iluminando con nuestras linternas".

Pasado el primer susto, Calleja y su equipo han vuelto al Eyjafjalla para grabar de primera mano las consecuencias de la erupción. Ahora están a seis kilómetros, "por la parte en la que vienen los vientos", según explica. "Hemos alquilado el mismo helicóptero que nos rescató, que está solicitadísimo", explicaba el aventurero este viernes hacia las 20.00 de la tarde. Calleja ha escrito una crónica narrando su experiencia en primera persona.

"Es una situación complicada porque el humo arrastra flúor y otras sustancias nocivas, pero queremos aprovechar la oportunidad para rodar el cráter", continúa. "Hay un viento terrible, pero creemos que podemos entrarle por la parte norte. En estos momentos el volcán está lanzando unas columnas bestiales de humo. ¡Acaba de meter un pedo! Se espera que llegue una nueva ola de lodo. Nuestra intención es seguir filmando lo que está pasando en las granjas y los pueblos anegados por la ceniza. Es una oportunidad única".

Las columnas de ceniza, humo y-gases a menos de-tres kilometros del campamento.
Las columnas de ceniza, humo y-gases a menos de-tres kilometros del campamento.JESÚS CALLEJA
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS