Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ayuda española no llega a L'Aquila

El alcalde de la ciudad italiana destrozada por el terremoto denuncia que aún no ha recibido el dinero prometido por España

Massimo Cialente, el alcalde de L'Aquila, la ciudad italiana destruida por un terremoto hace un año, ha criticado hoy que las ayudas prometidas por España para la zona no han llegado. Cialente ha añadido, en una entrevista con la emisora Rac1 , que el G-8 tampoco ha cumplido sus promesas.

"España se comprometió a financiar la reconstrucción de la fortaleza española", ha dicho Cialente, que ha valorado que "la solidaridad nos llegó enseguida" pero "duró poco tiempo". El alcalde de L'Aquila ha recordado que las ayudas de Japón, Alemania, Canadá y Francia ya han llegado, pero que de España "todavía nada".

Cialente ha explicado que la ciudad, que antes tenía 100.000 habitantes, ahora no llega a los 52.000 y ha lamentado que "la gente tiene que estar cuatro, cinco o seis años fuera de casa", mientras se calcula que unas 45.000 personas todavía no han encontrado un sitio para vivir.

Aún así, según el alcalde, "10.000 casas se podrán recuperar pronto" y ha informado de que "Berlusconi (el presidente italiano) ha hecho 4.439 casas, y yo he hecho 1.113 módulos prefabricados, que son menos confortables pero cuestan menos".

Afectados psicológicamente

Según el regidor de la capital de la región de Los Abruzos, tras los destrozos del terremoto, ahora el drama se centra en las afectaciones psicológicas, tras constatar que hay "muchas depresiones y un gran consumo de ansiolíticos". "No sé cuanto tardaremos en volver a la normalidad. Puede que dentro

de diez años. El problema es que los recursos no llegan", ha manifestado Cialente, quien ha añadido que, de momento, no tiene sentido que L'Aquila sea la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018.

La pasada noche, la ciudad rememoró el primer aniversario del terremoto de 5,8 grados en la escala de Richter que arrasó el centro histórico de la ciudad, dejó a 67.000 personas sin techo y la mitad de las viviendas inhabitables.