Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los rebeldes chechenos se atribuyen la autoría de los atentados de Moscú

En un vídeo, el líder de los insurgentes, Doku Umárov, afirma que los ataques fueron en represalia por "los crímenes rusos en el Cáucaso"

Doku Umárov, quien se hace llamar el Emir del Cáucaso, ha anunciado hoy que él mismo fue quien ordenó los atentados suicidas en el metro de Moscú que dejaron 39 muertos y decenas de heridos el lunes pasado. En un vídeo publicado en la página web del grupo rebelde , Umárov ha afirmado que ordenó los ataques "por los crímenes rusos en el Cáucaso", y que estos continuarán.

"Los ataques son una represalia por la masacre llevada a cabo por invasores rusos de los residentes más pobres de Chechenia e Insushetia, que estaban recogiendo ajo silvestre en el poblado de Arshty el 10 de febrero de 2010, para alimentar a sus familias", ha dicho el líder rebelde en su declaración.

Umárov califica estas muertes de asesinatos, porque las fuerzas especiales rusas del FSB remataron a los civiles inocentes a cuchilladas y después se burlaron de los cadáveres.

En el vídeo , fechado el 29 de marzo, Umárov asegura que "ambas operaciones fueron llevadas a cabo bajo mi comando y no serán las últimas". Dos mujeres se inmolaron el pasado lunes en una de las congestionadas líneas de metro de la capital rusa, a pocas manzanas de la sede central del Servicio de Seguridad Federal ruso (FSB), la antigua KGB.

En medio de las críticas al Gobierno ruso por no prevenir los ataques, los analistas ahora temen que Umárov estreche lazos con la comunidad mundial de radicales islámicos. Los ataques suicidas del lunes despertaron la admiración de los simpatizantes de Al Qaeda, comentarios plasmados en diversas webs islamistas.

"Las leonas han rugido, desatando el temor en los corazones de los no creyentes", dice uno de los comentarios aduladores en el foro yihadista online en árabe, Ansar al Muyahidín, según la empresa de vigilancia estadounidense Site Intelligence Group.

Los analistas extranjeros consideran las motivaciones de Umárov, de unos 45 años, más nacionalistas que islamistas, aunque no descartan que acepte ayuda de grupos radicales externos si se la ofrecen.