Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una serie de fuertes réplicas sacude Chile durante la investidura de Piñera

Se han registrado 8 temblores, el primero de ellos de magnitud 6,9 grados en la escala de Richter.- El nuevo presidente se ha desplazado a la zona afectada.- El príncipe Felipe, presente en la toma de posesión, dice que no le asustan los seísmos, "mientras no vea a los chilenos preocupados"

Una serie de fuertes seísmos se ha sentido este jueves en la zona central de Chile coincidiendo con el inicio de la ceremonia de investidura del nuevo presidente del país, Sebastián Piñera. No se ha informado de víctimas mortales a raíz de los nuevos temblores, aunque Piñera sí se ha referido a "daños significativos" en la ciudad de Rancagua, la capital de la región del Libertador O'Higgins, que ha sido declarada en "estado de catástrofe". La alerta de tsunami, decretada inicialmente, ya ha sido levantada.

El nuevo presidente ha suspendido el almuerzo con autoridades internacionales que debía seguir a la toma de posesión en Cerro Castillo, la residencia de verano de los presidentes chilenos. La Televisión Nacional Chilena ha informado de que Piñera ha abandonado este lugar y se dirige hacia Rancagua, en cuyas afueras hay algunas carreteras que han quedado cortadas.

El ministro de Interior, Rodrigo Hinzpeter, ha señalado desde el centro de gestión de emergencia, donde se ha desplazado minutos después de asumir la cartera, que el nuevo Gobierno se aplicará "rigurosamente en imponer el orden en la sexta región" y que la decisión sobre la posible declaración de un toque de queda se adoptará "en las próximas horas". Hinzpeter también ha confirmado que la declaración de estado de catástrofe se ha extendido a la región del Libertador O'Higgins. El anterior ejecutivo, presidido por Michelle Bachelet, ya declaró en estado de catástrofe a las regiones de Maule y Bio Bio, tras el terremoto de magnitud 8,8 que se vivió el pasado 27 de febrero .

6,9 grados en la escala de Richter

El primero de los temblores se ha registrado a las 11.39 hora local (las 15.39, hora peninsular española) y ha alcanzado una magnitud de 6,9 grados en la escala de Richter, según medición del Instituto Geológico de EE UU, lo que ha llevado al Ejército chileno a emitir una alerta de tsunami que ha sido retirada horas después. Su epicentro se ha situado 105 kilómetros al oeste de Rancagua y 140 kilómetros al sur de Valparaíso, donde se celebra la investidura.

El segundo terremoto, también en la región del Libertador General Bernardo O'Higgins, cuya capital es Rancagua, se ha registrado a las 11.55 (las 15.55, hora peninsular española), cinco minutos antes del arranque de la ceremonia de investidura. Su magnitud ha sido de 6,7 grados, según la medición del Instituto Geológico de EE UU y su epicentro se ha situado 139 kilómetros al sur de Valparaíso y 95 al oeste de Rancagua.

Ninguna de estas dos réplicas han interrumpido el acto de toma de posesión de Piñera y su Ejecutivo, que ha arrancado con un nuevo temblor de menor magnitud (6,0 grados) con epicentro próximo a los anteriores. En las horas posteriores a la investidura, los sismógrafos han registrado hasta siete réplicas más, con magnitudes entre 4,9 y 5,5.

Las primeras imágenes transmitidas por el canal 24 horas de la Televisión Nacional Chilena tras los temblores han transmitido sensación de normalidad tanto en Santiago como en Valparaíso. El príncipe Felipe, invitado de honor a la investidura de Piñera, ha indicado al término de la misma que los terremotos que ha vivido no le asustan "mientras no vea a los chilenos preocupados", informa Europa Press.

Alerta de 'tsunami'

En Concepción, una de las ciudades más castigadas por el anterior seísmo, numerosas personas han subido a las partes altas de la ciudad ante el temor a la llegada de una ola gigante. La alerta de tsunami, emitida por el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Marina chilena, ha obligado a la población de las localidades costeras entre las regiones de Coquimbo y Los Lagos dirigirse a lugares altos . Horas después y sin ningún incidente, la gente ha podido volver a sus casas.

El nuevo presidente de Chile, en su primera declaración tras ser investido, ha arrancado hablando precisamente de la alerta, para insistir en que se trata de una "alerta preventiva, porque más vale prevenir que curar". Piñera ha realizado está declaración en las puertas del Congreso, que ha sido evacuado también preventivamente tras la ceremonia. Al término de la declaración, y mientras recibía la felicitación de algunas autoridades, la televisión chilena ha captado una imagen del nuevo presidente bromeando sobre los temblores que han acompañado a su toma de posesión: "Yo siento que esta es una maniobra de la Concertación para moverme el piso".

El servicio de vigilancia de fenómenos meteorológicos y marítimos estadounidense (NOAA, por sus siglas en inglés), ha emitido una nota en la que señala que no existe riego de un gran tsunami en el Pacífico, aunque indica que un terremoto como el primero de los registrados puede generar pequeños tsunamis destructivos a nivel local, por lo pedía precaución a las autoridades locales.