Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corea del Norte celebra el cumpleaños del "incomparablemente brillante" Kim Jong-Il

El "amado líder" del cerrado país comunista cumple 68 años.- Día de fiesta nacional con actos y homenajes

Corea del Norte ha celebrado hoy el 68 cumpleaños de su dirigente, Kim Jong-Il, con actos de homenaje y escuchando las buenas palabras que siempre le dedican sus subalternos, que consideran a su líder "incomparablemente brillante".

Corea del Norte celebra desde el fin de semana eventos multitudinarios y muestras públicas de admiración para conmemorar el nacimiento de su "amado líder", considerado casi una divinidad en el cerrado país comunista.

Las celebraciones, que han tenido más eco que la llegada del Año Nuevo Lunar ayer, ocurren en plena polémica por la reforma monetaria llevada a cabo por el régimen comunista, que ha empeorado la inflación y ha hecho más difícil adquirir bienes de primera necesidad en el mercado negro.

Hoy, los actos han consistido en una exhibición artística en la que participaron equipos de natación sincronizada, patinadores y bailarines llegados desde Japón expresamente para el cumpleaños de Kim, marcado en el calendario norcoreano como día de fiesta nacional.

El presidente de la Asamblea Popular Suprema de Corea del Norte, Kim Yong Nam, ha calificado al dirigente como "el comandante más incomparablemente brillante de la era actual", según informaciones de la agencia oficial KCNA.

La política también sobrevoló esta celebración, en la que se volvieron a oír gestos de buena voluntad por parte de Pyongyang y dirigidos especialmente a Washington. En este sentido, Kim Yong Nam recordó "la necesidad de poner fin a las hostiles relaciones entre Corea del Norte y Estados Unidos mediante el diálogo y las negociaciones".

El país asiático se ha mostrado dispuesto a establecer nuevas conversaciones con Estados Unidos para negociar un tratado de paz que sustituya al armisticio firmado tras la guerra de Corea (1950-1953) como paso previo a la reanudación de las conversaciones a seis bandas, en las que se debate la desnuclearización norcoreana. Washington, por su parte, abre la puerta a posibles negociaciones pero las sitúa después del desarme de Corea del Norte.