Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Yanukóvich y Timoshenko se medirán en segunda vuelta en Ucrania

Los sondeos a pie de urna confirman lo que se esperaba, el cambio.- El líder opositor y la primera ministra se verán las caras de nuevo el próximo 7 de febrero

Víctor Yanukovich y Yulia Timoshenko competirán en segunda vuelta por la presidencia de Ucrania, tal como se esperaba, por haber quedado en primero y segundo puesto respectivamente en los comicios de ayer, según coincidían tres de las encuestas a pie de urna difundidas al cerrarse los colegios. Los porcentajes de los finalistas y la distancia entre ellos divergían de uno a otro sondeo, pero éstos confirmaban el fin de una época, la del presidente Víctor Yúshenko, que ha sido castigado por sus conciudadanos con el quinto puesto ( entre 5% y 6% ), por debajo del banquero Serguei Tigipko y el ex jefe del parlamento Arseni Yazeniuk, dos caras relativamente nuevas de la política ucraniana que completaban el cuarteto de cabeza. La participación electoral fue baja comparada con 1999 y 2004, según constató la Comisión Electoral Central, y llegó a un 65,87%. En la primera vuelta de 2004, fue del 75%.

Yanukóvich, el ex primer ministro de 59 años oriundo de la región minera e industrial de Donbás, en el Este del país, obtuvo el 31,5% y la enérgica y carismática Timoshenko, el 27,2%, según las encuestas a pie de urna del consorcio "Exit Pool Nacional 2010" formado por tres instituciones sociológicas. La diferencia entre los finalistas es mayor en la encuesta de Research Brand Group, que les daba 37,66 y 26,3% respectivamente y en la realizada por encargo de los estudios de Savik Shuster (34,7% y 25%).

La segunda vuelta se celebrará el 7 de febrero y Timoshenko comenzó ya ayer su campaña pidiendo a los votantes de Yúshenko que la apoyaran para que "la mano de Yanukovich" no se pose en el Evangelio y que su rival "no reciba ni un voto más" de los que octuvo ayer. Tigipko (que según las encuestas a pie de urna obtuvo 11,64% al 13,5%) dijo ayer que no apoya a ninguno de los dos candidatos y el ex ministro de Defensa Anatoli Grizenko (cerca de un 2% de los votos) exhortó a votar en contra de ambos.

Según las encuestas a pie de urna, el ultranacionalista Oleg Tiagnibok obtendría alrededor de 2%. Tiagnibok era uno de los dos candidatos partidario de hacer de Ucrania una potencia nuclear. Aboga además por un referendum para abolir la autonomía de Crimea y por facilitar el retorno de los "ucranianos étnicos" así como de frenar la emigración e introducir visados para los rusos. El personaje quedó muy contento del porcentaje obtenido que lo situaba en octavo lugar. "La semilla del nacionalismo ucraniano está sembrada", manifestó anoche.

Los candidatos denunciaron ayer diversas irregularidades ninguna de las cuales parecía afectar esencialmente el desarrollo de los comicios. La principal incidencia versó en torno a los ciudadanos georgianos que llegaron a Ucrania en aviones charters el sábado con la pretensión de ser observadores en las elecciones sin haber cumplido los requisitos necesarios. El número y las circunstancias del "desembarco" georgiano es confuso, pero no se excluía que fueran parte de una operación especial para ayudar a los aliados ucranianos del presidente Mijaíl Saakashvili (Timoshenko y Yúshenko) mediante la presión en la región de Donbás, base del poder de Yanukóvich. Serguéi Sóbolev, del bloque de Timoshenko, insistía anoche en que cuantos más observadores vengan mejor.

La Comisión Electoral Central (CEC), ejerciendo sus competencias, decidió no aceptar a más de dos mil observadores de Georgia (cifra no verificada) y transfirió el asunto a la fiscalía para que hiciera una investigación. El embajador de Georgia en Kiev, Grigol Katamadze, expresó su sorpresa por la decisión de la CEC y, desde Tbilisi, el jefe de la CEC de Georgia protestó por la expulsión de quince georgianos de los colegios electorales de Donetsk y la detención de varios otros ciudadanos de su país. Vladislav Lukianov, un diputado de Regiones, dio los nombres y apellidos de diez supuestos miembros de las tropas especiales georgianas que, según él, se encontraban entre los observadores que habían llegado para desestabilizar.

"Tengo la sensación de que el pueblo ucraniano quiere un cambio y muy pronto comenzará una nueva etapa en la vida de nuestro país", dijo Yanukóvich, que votó en un barrio de Kiev. Yanukovich nació en el pueblo de Yenakievo, en una familia obrera, estudió en el Instituto Politécnico de Donetsk, donde se graduó como ingeniero mecánico y llegó a ser gobernador de Donetsk y posteriormente primer ministro siendo presidente Leonid Kuchma. Volvió a ser primer ministro bajo la presidencia de Yúshenko, después de que el partido de las Regiones ganara las elecciones de 2006. Timoshenko procede de Dnepropetrovsk, es economista y junto con Yúshenko dirigió la protesta popular conocida como la "Revolución Naranja" en 2004.

El oligarca Rinat Ajmétov, diputado del partido de las Regiones y su principal recurso financiero, votó en Donetsk, donde se pronunció por una Ucrania "independiente", "entera" y económicamente fuerte. El crecimiento económico, dijo, es la principal prioridad del país tras los comicios, señaló.