Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irán prohíbe el contacto con 60 organizaciones estadounidenses y europeas

El ministro del Interior renueva las amenazas de ejecuciones a quienes continúen las protestas antigubernamentales

El régimen iraní ha calificado de "enemigas" a 60 organizaciones internacionales y ha prohibido a sus ciudadanos todo contacto con ellos so pena de ser castigados. "Cooperar y firmar acuerdos con estas fundaciones e instituciones que llevan a cabo una revolución de terciopelo en contra de Irán es ilegal, y recibir apoyo de ellas está prohibido", afirma la televisión estatal, que cita un alto responsable del Ministerio de Inteligencia

También se insta a los iraníes a evitar cualquier tipo de relación inusual con esas organizaciones y con embajadas y extranjeros y a los partidos políticos se les tiene prohibido recibir financiación del exterior. El régimen iraní acusa a medios de comunicación foráneos como la cadena pública británica BBC o la televisión estadounidense Voice of America de tratar de ayudar a los esfuerzos pro derrocar el régimen.

Entre las 60 organizaciones prohibidas, la televisión estatal PressTv cita The Soros Foundation, The National Endowment for Democracy (NED), the National Democratic Institute (NDI), the East European Democratic Centre (EEDC), Wilton Park, the Smith Richardson Foundation, y United States National Defense University.

Irán se encuentra sumido en la crisis política más grave desde la Revolución de 1979, desatada por la reelección que los opositores califican de fraudulenta del presidente Mahmud Ahmadineyad. Las protestas se han repetido desde entonces, y desembocaron en los masivos enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad del pasado 27 de diciembre, día de "Ashura", cuando murieron ocho personas, según cifras oficiales.

Además, alrededor de 500 personas fueron detenidas, de las que 300 permanecen aún en prisión, entre ellas más de una veintena de partidarios de la oposición. Hace una semana, el propio Ministerio de Inteligencia culpó de la violencia a extranjeros y a grupos antirrevolucionarios ligados con el movimiento opositor en el exilio Muyahidin Jalq (Combatientes del Pueblo), que Teherán considera terrorista.

Juicios contundentes

El jefe del Poder Judicial, ayatolá Sadeq Lariyani, prometió que los acusados de los disturbios en Ashura tendrán juicios "rápidos y contundentes". Según las autoridades del régimen, varios extranjeros han sido detenidos por participar en las protestas.

El ministro del Interior, Mustafa Mohamad Nayar, ha advertido de nuevo hoy a los opositores de que serán ejecutados como "enemigos de Dios" si las protestas contra el Gobierno continuaban. "Después de la Ashura, cualquiera que participe en disturbios será considerado un mohareb (el que hace la guerra a Dios) y un opositor de la seguridad nacional", ha dicho Nayar, citado por la agencia IRNA.