Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mohamed VI anuncia la regionalización de Marruecos empezando por el Sáhara

El embajador marroquí en España preside una comisión encargada de remodelar el Estado

Marruecos, uno de los países más centralizados del mundo, se va a regionalizar. El nuevo modelo de Estado se empezará a poner en pie en el Sáhara Occidental, un territorio que Rabat se disputa con el Frente Polisario, respaldado por Argelia. La ONU promueve desde 2007 una negociación entre adversarios sobre esa antigua colonia española.

El rey Mohamed VI pronució anoche un discurso excepcional desde Marraquech para anunciar la "renovación y la modernización" del Estado marroquí. Consistirá en transferir poderes y competencias de Rabat a las regiones. "Tenemos la intención (...) de colocar a las provincias del sur recuperadas [Sáhara Occidental] entre las primeras beneficiarias de la regionalización avanzada", declaró el monarca.

La decisión real aparenta ser una respuesta política a la protesta de la activista saharaui Aminetu Haidar

El soberano nombró ayer a una comisión de 22 miembros, encabezada por el que era hasta ahora su embajador en España, Omar Azziman, para diseñar, de aquí a seis meses, el esquema de la regionalización. Entre los miembros de la comisión figuran Mohamed Gharrabi y Mohamed Saleh Tamek ambos con buen conocimiento del Sáhara porque fueron gobernadores de El Aaiún y Dajla.

Mohamed VI había dado a entender en discursos anteriores que podría otorgar al Sáhara cierta autonomía a la espera del desenlace de la negociación auspiciada por la ONU. Ayer dio el paso en lo que aparenta ser una respuesta política al impulso que dio al independentismo saharaui la protesta en Lanzarote, que acabó hace dos semanas, de la activista Aminetu Haidar.

"Marruecos no puede permanecer inmóvil mientras que los adversarios de su integridad territorial [la pertenencia del Sáhara al reino alauí] se empeñan en entorpecer el proceso puesto en marcha por la ONU para encontrar una solución política y mutuamente aceptable al conflicto artificial provocado a propósito de esas provincias (...)", afirmó el rey.

La regionalización "permitirá a los leales hijos y habitantes de nuestro Sáhara marroquí de disponer de una amplia latitud en la gestión de sus propios asuntos locales", concluyó.