Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Marina chilena suspende un acto del Bicentenario por el arresto de varios oficiales

Los detenidos están procesados por torturas cometidas durante la dictadura

La Armada de Chile suspendió ayer el acto oficial del lanzamiento de la Regata Bicentenario por el arresto de varios oficiales retirados que han sido procesados por torturas cometidas en 1973, han confirmado hoy altas fuentes de la Marina. La ceremonia, que iba a estar encabezada por el ministro de Defensa, Francisco Vidal y a la que estaban invitados los embajadores de los trece países participantes en la regata, se iba a celebrar a bordo del buque escuela Esmeralda, escenario de las torturas por las que fueron procesados y detenidos los ex oficiales.

Horas antes del acto, que se debía desarrollar en el puerto de Valparaíso, la juez Eliana Quezada notificó su procesamiento a los imputados y ordenó su prisión preventiva, lo que fue cumplido de inmediato por detectives de la Brigada de Derechos Humanos de la Policía de Investigaciones (PDI). Entre los procesados hay dos vicealmirantes retirados, un capitán de navío y siete suboficiales de la Armada, además de un ex coronel y un ex suboficial de Carabineros.

Las torturas a prisioneros políticos a bordo del buque escuela Esmeralda ocurrieron días después del golpe militar que encabezó el general Augusto Pinochet el 11 de septiembre de 1973. A bordo del Esmeralda, que funcionó como centro de detención ilegal, murió el 21 de septiembre de 1973 el sacerdote de origen británico Miguel Woodward, causa que también instruye la juez Quezada y en la que ya existe cerca de una veintena de oficiales y suboficales retirados de la Armada procesados. Entre los prisioneros torturados en la Esmeralda están también el médico Alberto Neumann y María Eliana Comené, dos de las víctimas por las cuales la juez procesó ayer a los 10 marinos y a un oficial y un suboficial de Carabineros.

Entre los marinos encausados figuran los vicealmirantes Sergio Barra von Kretschmann y Juan Mackay Barriga y el capitán de navío Ricardo Riesco Cornejo; los tres están también procesados por el secuestro y desaparición de Miguel Woodward.

La juez Quezada investiga también otras querellas por torturas a bordo del Esmeralda y en la Academia de Guerra Naval, en el Cuartel de Silva Palma y en el Fuerte Miller, de la Infantería de Marina.