Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CATHERINE MARGARET ASHTON | Comisaria europea de Comercio

Una mujer al frente de Exteriores

En medio de la polémica por la falta de mujeres en la cúpula de la UE, Ashton recibe el respaldo de los socialistas europeos y de Londres

Catherine Ashton, durante una intervención en el foro de Davos.
Catherine Ashton, durante una intervención en el foro de Davos. AFP

La laborista británica Catherine Margaret Ashton, de 53 años, era hasta este jueves comisaria europea de Comercio. Un giro en la postura de su país, que ha renunciado a última hora a colocar a Tony Blair en favor de Herman van Rompuy al frente de la UE, ha permitido su llegada al cargo de Alta Representante para la Política Exterior de la Unión Europea (UE) y vicepresidenta de la Comisión Europea. El nombramiento de Ashton para un puesto de máxima responsabilidad se produce en plena polémica por la reducción del número de ministras europeas.

Hasta asumir su labor como comisaria, fue miembro laborista en la Cámara de los Lores, Presidenta de la Cámara de los Lores y Lord President del Consejo en el primer Gabinete de Gordon Brown en junio de 2007. Economista de formación, tiene una amplia experiencia en cuestiones europeas, ya que ha dirigido el proceso del Tratado de Lisboa hasta su ratificación por la Cámara de los Lores, y en sus cargos anteriores ha mantenido numerosos contactos con las administraciones de la UE en temas de justicia e interior.

Las atribuciones del cargo

Su nombre era uno de los muchos que sonaban para el cargo cuando los líderes socialistas europeos han acordado proponerla. Poco después, Londres ha dado también su visto bueno, dejando de paso caer a Blair como candidato a presidente de la UE. Ashton, baronesa de Ashton de Upholland, sucederá, con mayores poderes, al socialista español Javier Solana, en el cargo desde su creación en 1999. En liza estaba el también español y socialista Miguel Ángel Moratinos, actual ministro de Exteriores del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, y el ex primer ministro italiano Massimo D'Alema.

El cargo de Ashton, creado por el Tratado de Lisboa, tiene mayores competencias que el de Solana. Ejercerá las funciones que hasta ahora detentaba la presidencia de turno semestral del Consejo y será también vicepresidenta de la Comisión Europea encargada de las relaciones exteriores. En concreto, "liderará la política exterior y de seguridad común, contribuirá al diseño de esta política, a ejecutarla y a garantizar la aplicación de las decisiones adoptadas en este terreno". Presidirá además el Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores. En su calidad de vicepresidenta de la Comisión, será igualmente responsable de la coherencia de la acción exterior y estará encargada de coordinar las políticas relacionadas con este área.

Ashton gozará de un mandato de cinco años y se apoyará en un Servicio Europeo de Acción Exterior que tendrá una dotación económica de 50.000 millones de euros hasta 2013, unos 5.000 funcionarios y la red de delegaciones en el exterior de la Comisión Europea. Además, tendrá un estatuto jurídico sui generis, distinto del de la Comisión Europea y el Consejo con autonomía presupuestaria y de gestión de personal. Contará, por tanto, con su propia sección en el presupuesto comunitario y será la encargada de proponerlo y ejecutarlo.