Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tensión en Irán

Irán pide a Pakistán la extradición del jefe de los Soldados de Dios

Teherán considera que el líder del grupo rebelde suní está detrás del atentado que mató ayer a 42 personas.- La Guardia Revolucionaria promete una "respuesta aplastante" contra los servicios de inteligencia de EE UU y Reino Unido

Irán ha pedido a Pakistán que extradite al jefe del grupo rebelde suní Jundollah (Soldados de Dios) al considerar que está detrás del atentado que mató ayer a 42 personas, entre ellas seis altos cargos de la Guardia Revolucionaria iraní, conocidos como los pasdaran. Horas antes, el grupo de élite revolucionario, con atribuciones políticas y policiales en el país de los ayatolás, ha prometido una "respuesta aplastante" contra los responsables de un ataque que, según algunos de sus oficiales, contó con el respaldo de Estados Unidos y Reino Unido por "entrenar" a estos terroristas en países vecinos.

"Detrás de esta escena están los aparatos de los servicios de inteligencia americanos y británicos y se van a poner en marcha acciones de respuesta para castigarlos", ha dicho el general Mohammad Ali Jafari, que ha relacionado a EE UU, Reino Unido y Pakistán con el líder de los rebeldes de los Soldados de Dios. La Guardia Revolucionaria ya acusó ayer del ataque a "elementos extranjeros" vinculados con norteamericanos y británicos, pero ha sido hoy cuando los pasdaran han prometido vengarse con una "respuesta aplastante" contra el enemigo.

El Ejecutivo de Mahmud Ahmanidenayad ha pedido a Pakistán la extradición del líder de los rebeldes de Jundollah, Abodolmalek Rigi. Los iraníes consideran que Islamabad siempre ha respaldado a este grupo rebelde suní que ha atentado varias veces en Irán. Mientras tanto, la organización de Rigi dice que está luchando por los derechos de la minoría suní.

Varios analistas apuntan a las relaciones del grupo con los talibanes paquistaníes y con los servicios secretos de Islamabad, que ven en los Soldados de Dios un instrumento para desestabilizar Irán. Judollah, fundado en 2002, opera en Baluchistán, un área cuyo control fue entregado por el Gobierno iraní a la Guardia Revolucionaria el pasado abril.