Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tensión en Irán

Los 'pasdaran' controlan el programa de misiles y gran parte de la economía

Ahmadineyad cimenta su poder en el cuerpo de élite fundado por Jomeini

El Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica fue instituido por el ayatolá Jomeini en 1979, poco después de su ascenso al poder, para proteger el sistema y los valores islámicos de las amenazas internas y externas. A lo largo de sus tres décadas de existencia, los guardianes —pasdaran— han desarrollado su estructura y capacidad de influencia hasta convertirse, según muchos analistas, en la fuerza política dominante en Irán.

El ascenso de los pasdaran se ha potenciado en los últimos años gracias a una alianza no explícita con los sectores más reaccionarios del régimen, consolidada durante el periodo de avance de los reformistas a finales de los años noventa.

La llegada al poder en 2005 de Mahmud Ahmadineyad, ex miembro de la Guardia Revolucionaria, representó la definitiva afirmación de la relevancia de los pasdaran en el centro del poder iraní. En el actual Gobierno de la República Islámica, todos los ministros son miembros en activo o en la reserva de este cuerpo de élite.

Junto a la fuerza militar y a la influencia política, las profundas raíces en la sociedad iraní e importantes activos económicos consolidan la fortaleza de los Guardianes.

» Poderío militar . La Guardia Revolucionaria cuenta con 125.000 hombres entre fuerzas de tierra, navales y aéreas, mucho mejor dotadas que las Fuerzas Armadas convencionales. Además, los pasdaran controlan los programas de misiles y disponen de un recientemente reforzado servicio de Inteligencia. Sus fuerzas de élite Quds, dotadas de 15.000 hombres, gestionan las operaciones en el extranjero.

» Activos económicos . Empresas controladas por la Guardia operan en sectores cada vez más amplios de la economía iraní, desde los transportes, energía y construcción hasta la sanidad y las telecomunicaciones. Un consorcio asociado a los pasdaran logró adjudicarse recientemente la mitad más una de las acciones en la privatización de la Compañía de Telecomunicaciones de Irán por un valor de más de 5.000 millones de euros.

» Presencia en la sociedad. Los Guardianes de la Revolución controlan la Fuerza de Resistencia Basiyí, una milicia paramilitar islámica leal a la revolución particularmente activa en la represión de la disidencia interna. Además, los pasdaran gestionan las poderosas bonyads, fundaciones caritativas extremadamente relevantes en el seno de la sociedad iraní.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de octubre de 2009