Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al Qaeda en el Magreb bautiza con el nombre Al Andalus su aparato propagandístico

Los terroristas islámicos confirman así su obsesión con el "paraíso perdido" de la España musulmana

La rama de Al Qaeda en el Magreb ha vuelto a confirmar su obsesión por la España musulmana que desapareció hace más de cinco siglos bautizando su aparato mediático con el nombre de Al Andalus, según un largo comunicado al que los expertos otorgan total credibilidad.

La compañía de producción mediática de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQIM) se llama Al Andalus mientras que la que difunde los mensajes de Osama Bin Laden o de su lugarteniente, Ayman el Zawahiri, es As Sahab (Las nubes).Al Andalus coloca en Internet, con un determinado logotipo, comunicados, mensajes audio, vídeos y probablemente cree sus propias páginas webs que emigrarán de un servidor a otro.

¿Por qué ese nombre que recuerda a casi toda la Península Ibérica bajo dominación musulmana durante cerca de ocho siglos? "Porque es el paraíso perdido de los musulmanes y que durante ocho siglos fue su propiedad e implantaron su religión y levantaron la bandera de la yihad (Guerra Santa), y por eso Alá afianzó esa tierra para ellos", responde el comunicado a lo largo de siete párrafos.

Al Andalus, prosigue el texto, "se derrumbó en 1492 cuando fue ocupado por los españoles porque los musulmanes se hicieron vagos, se alejaron de la yihad, pasaron a depender de sus gobernadores judíos y cristianos y se dividieron lo mismo que sucede ahora con las malditas fronteras heredadas de Sykes-Picot", los acuerdos secretos que Francia y el Reino Unido suscribieron en 1916 para dividirse Oriente Próximo.

"La compañía Al Andalus surge en este preciso momento para recordar a los musulmanes, en general, y a los habitantes del Magreb Islámico, en especial, cuya historia está estrechamente vinculada con Al Andalus, que su deber es hacer la yihad, que es necesario que luchen por la causa de Alá para recuperar hasta el último trozo de la tierra del Islam invadida y aplicar esa regla de Alá que es la sharia (...)", explica el comunicado.

"Resulta muy significativo que, a partir de ahora, la estructura propagandística de AQMI esté diseñada para que en cada una de sus comunicaciones, con independencia de cual sea el asunto del que trate, se haga una alusión explícita a Al Andalus como territorio islámico bajo ocupación", señala Fernando Reinares, que investiga el terrorismo en el Real Instituto Elcano y en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Para Reinares, la aparición de Al Andalus, una estructura propagandística paralela a As Sahab, revela además que "la extensión magrebí de Al Qaeda se acomoda de los patrones de propaganda fijados por la organización terrorista que lidera Bin Laden". También "ilustra la importancia que atribuye a la propaganda en unos momentos como los actuales, que no son los mejores de su trayectoria porque está lejos de haber cumplido sus objetivos".

Los Grupos Salafistas de Predicación y Combate, que desde los noventa practicaban el terrorismo en Argelia, se declararon, en septiembre de 2006, vasallos de Bin Laden. Se rebautizaron entonces con el nombre de Al Qaeda en el Magreb Islámico. Pero prácticamente no han logrado cruzar las fronteras argelinas para golpear en Marruecos y Túnez e incluso en Argelia su actividad se ha reducido este año.

Dónde sí han logrado llevar a cabo este años algunas acciones terroristas ha sido en tres países de la franja del Sahel con la matanza de 28 soldados malienses; los asesinatos de un cooperante norteamericano en Nuakchot; de un turista británico en Malí; un atentado suicida contra la Embajada de Francia en Mauritania que sólo causó heridos; y el secuestro en Níger de seis occidentales, entre ellos Robert Fowler, enviado del secretario general de la ONU para ese país.

Desde 2001 la reivindicación de Al Andalus figura con regularidad en los comunicados de la central de Al Qaeda y desde 2007 en los de su rama magrebí. Los expertos, europeos y árabes, discrepan sobre su alcance. Frente al politólogo marroquí Mohamed Tozy que no descarta que "la reactivación de ese mito de la unidad musulmana tenga, a medio plazo, consecuencias desagradables sobre el terreno", su compatriota, el catedrático Mohamed Darif, sostiene que Al Andalus "no es una prioridad". "Si lo fuera no habrían adoptado el nombre de Al Qaeda en el Magreb Islámico sino el de Al Qaeda en el Occidente Islámico", asegura.