Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece el vicepresidente cubano Juan Almeida Bosque

El 'número tres' de la Revolución cubana tenía 82 años.- El Consejo de Estado cubano decreta una jornada de luto para mañana domingo

El vicepresidente cubano Juan Almeida Bosque, número tres de la Revolución cubana, falleció este viernes a los 82 años por una parada cardiorrespiratoria, según ha informado el Buró Político del Partido Comunista en un comunicado publicado este sábado en el diario oficial Granma. "Con profundo dolor, la Dirección del Partido y del Estado comunica a nuestro pueblo" el fallecimiento de Almedia, también comandante de la revolución y miembro del buró político", señala el comunicado reproducido por los medios cubanos.

Almeida fue uno de los primeros en sumarse al golpe de estado de 1952 protagonizado por Fidel Castro, hoy también enfermo a sus 83 años y apartado oficialmente del poder desde febrero del año pasado, y "siempre estuvo en la primera línea de combate junto al Jefe de la Revolución", recuerda la nota oficial.

Los restos de Almeida, que no serán expuestos según su última voluntad, serán enterrados con honores militares en el Mausoleo del III Frente Oriental Mario Muñoz Monroy en fecha aún no precisa. El Partido ha declarado la jornada del domingo 13 de luto oficial entre las 08.00 y las 20.00 hora local (14.00-20.00 hora peninsular española), e invita al pueblo cubano a rendir homenaje a Almeida en el Memorial José Martí de la capital y en otros lugares de los distintos puntos de la isla.

Líder histórico

Almeida nació en La Habana el 17 de febrero de 1927 en el seno de una familia humilde y trabajó como albañil hasta que se enroló en la causa castrista. Es uno de los líderes históricos de la Revolución, integrante del contingente rebelde que asaltó el Cuartel Moncada de Santiago de Cuba en 1953, exiliado en México junto a Fidel y Raúl Castro y pasajero del viaje del yate Granma que supuso el comienzo de la Revolución Cubana. Comandante guerrillero, uno de los pocos revolucionarios negros, tras el triunfo del derrocamiento de la dictadura de Fulgencio Batista, en 1959, fue diputado por la Asamblea Nacional, integrante del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y vicepresidente del Consejo de Estado.

Estaba considerado como un mediador dentro del Partido Comunista y presidió durante años el influyente comité de Control y Revisión. Además, era escritor y músico y compuso algunas canciones famosas como Dame un traguito o La Lupe.

Uno de sus hijos, llamado también Juan Almeida, se ha convertido en el último protagonista de la disidencia al intentar escapar ilegalmente de Cuba el pasado 6 de mayo, para tratar de reunirse con su familia en Estados Unidos, lo que le valió ser detenido y acusado de espionaje, y publicó un libro contando su experiencia.