Golpe en Honduras

La policía carga contra los partidarios de Zelaya

Los agentes tratan de dispersar con gases lacrimógenos a los seguidores del depuesto presidente de Honduras.- El dirigente interino, Roberto Micheletti, niega que haya habido un golpe de Estado

Desde que el presidente Manuel Zelaya fuese detenido y sacado de Honduras por los militares golpistas, decenas de ciudadanos habían permanecido frente a la Casa Presidencial, como guardándole la ausencia, impidiendo que el nuevo presidente ocupara su lugar.

Tras el toque de queda, los soldados, bien pertrechados tras las rejas, observaban y esperaban, escuchando sin inmutarse los gritos que los llamaban traidores, las invitaciones a desertar, a unirse al pueblo. Pero anoche, ese tenso equilibrio se rompió. Los militares, ayudados por la policía antidisturbios, salieron para cargar con violencia contra los ciudadanos. Sobre las calles de Tegucigalpa ya cayeron las primeras gotas de sangre.

Más información
El nuevo presidente de Honduras decreta el toque de queda
España pide a la UE que retire a sus embajadores de Honduras
Zelaya anuncia que regresará a Honduras acompañado de líderes latinoamericanos
El Ejército de Honduras detiene al presidente Zelaya y lo expulsa a Costa Rica
"Sigo siendo el presidente legítimo"
Obama exige "respeto a la democracia"
Zapatero: "La intervención militar en Honduras ha sido una muy mala noticia"
Chávez: "Este golpe lo vamos a quebrar desde dentro y desde fuera"
La tentación de la presidencia vitalicia
Zelaya anuncia que regresará a Honduras "este jueves"

No hubo muertos, aunque durante todo el día corrió el rumor de que Rosel Ulises Peña, un joven trabajador de la empresa de telecomunicaciones Hondutel había muerto tras ser arrollado por un camión militar. Ulises, de 30 años, estaba en la puerta de la empresa cuando los soldados acudieron para tomarla y bloquear, aún más, las ya pésimas comunicaciones en el país.

Después de que algunas agencias internacionales incluso lo dieran por muerto, un portavoz del hospital desmintió categóricamente que el joven herido hubiese fallecido. Pero el atropello del trabajador fue un mal presagio que pronto se confirmó.

Violentas cargas policiales

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Las calles adyacentes a la Casa Presidencial fueron escenario de violentas cargas policiales. El objetivo del despliegue era despejar la avenida Juan Pablo II para permitir que el nuevo presidente, Roberto Micheletti, pudiera acceder a su nuevo despacho oficial. Y para ello, los policías y los soldados no tuvieron inconveniente en utilizar de gases lacrimógenos, porras de madera y proyectiles de goma.

Los escarceos se sucedieron, porque los manifestantes intentaron mantenerlos a raya con palos y piedras, pero casi nunca gana David frente a Goliat. La Cruz Roja tuvo que atender a decenas de personas contusionadas, algunas de ellas con heridas abiertas en la cara, pero finalmente la avenida quedo expedita.

Persecución militar que se salda con un número indeterminado de arrestados y decenas de heridos.AGENCIA ATLASundefined

Los españoles en Honduras "están bien"

La colonia de unos 2.100 españoles que residen en Honduras se encuentra "bien" pese a los incidentes en el país tras la detención y expulsión del presidente Manuel Zelaya por el Ejército. Fuentes diplomáticas indicaron a Servimedia que la colonia española se encuentra "bien", aunque se le ha aconsejado evitar la capital del país, Tegucigalpa, donde se están produciendo manifestaciones y altercados.

De hecho, el Departamento que dirige Miguel Angel Moratinos ha cambiado las recomendaciones para viajar a Honduras y dice en su página web que, "ante la situación de inestabilidad política que sufre Honduras actualmente, se desaconseja por el momento todo viaje a la zona de Tegucigalpa que no sea estrictamente necesario. Esta recomendación se irá actualizando en función de la evolución de los acontecimientos".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS