Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero: "La intervención militar en Honduras ha sido una muy mala noticia"

El presidente español pide un diálogo nacional en el país centroamericano.- Ban Ki Moon condena el secuestro del presidente hondureño

El jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, ha vuelto a lamentar la situación que vive Honduras tras asegurar que la detención y expulsión del depuesto Manuel Zelaya es "ilegal". Zapatero ha asegurado que "ha sido una muy mala noticia que una intervención militar en un país como Honduras haya provocado la expulsión de un presidente fuera de la constitución y lejos de lo que debe ser la democracia".

El presidente español ha instado a todas las partes a buscar una solución ante unos hechos que ha calificado de "graves y preocupantes". "Debemos de perseverar para que se alcance una salida con dos principios: restitución del principio democrático, y diálogo y acuerdo nacional. España respalda la tarea de la Organización de Estados Americanos (OEA), y en ese marco estamos dispuestos a todo lo que la OEA pueda reclamar de nuestro país", ha afirmado Zapatero durante su visita oficial a las islas Canarias.

La UE pide diálogo

En la misma línea se ha pronunciado horas antes la Comisión Europea (CE), que ha pedido entablar "rápidamente" un diálogo con el fin de "resolver sus diferencias de manera pacífica, con total respeto al marco legal del país".

"La CE concede la mayor importancia al respeto al estado de derecho, a la democracia y a las instituciones democráticamente elegidas" ha asegurado en un comunicado la comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner.

La ayuda económica prevista para Honduras por el ejecutivo comunitario entre 2007 y 2013 es de un total de 223 millones de euros. En cuanto a la posibilidad de ejercer una presión sobre el país para el restablecimiento del orden constitucional a través de su exclusión de las negociaciones del Acuerdo de Asociación con Centroamérica, técnicos del departamento de Ferrero-Waldner se reunirán con los embajadores centroamericanos.

"La CE le da la mayor importancia a terminar las negociaciones con Centroamérica y esperamos hacerlo antes de fin de este año. Nos reuniremos con los embajadores antes de dar ningún paso", ha dicho al respecto en rueda de prensa la portavoz de la comisaria, Christiane Hohmann.

La ONU muestra su preocupación

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, se muestra profundamente preocupado por los últimos acontecimientos ocurridos en Honduras y, mediante un comunicado difundido por la ONU, condena el arresto del presidente constitucional del país, Manuel Zelaya.

"Ban Ki Moon exige el restablecimiento de los representantes del país elegidos democráticamente y el respeto total a los Derechos Humanos, incluidos la seguridad del presidente Zelaya, los miembros de su familia y de su gobierno", recoge el texto, y "hace un llamamiento a todos los hondureños a unirse pacíficamente y en el espíritu de la reconciliación resolver sus diferencias".

"El secretario general da la bienvenida a los esfuerzos diplomáticos de la Organización de los Estados Americanos, cuyo consejo permanente está reunido", expresa el comunicado, que añade que "Naciones Unidas está preparada para dar asistencia a la hora de superar esta crisis".

El rechazo manifestado por el secretario general de la ONU se une, así, a la cascada de condenas explícitas que se han sucedido a lo largo del domingo. Además del expresado por el presidente de la Asamblea General de Naciones Unidas, el nicaragüense Miguel D' Escoto, quien ha condenado "de forma clara, rotunda e inequívoca" la situación en Honduras y ha pedido el inmediato retorno del presidente del país para poner fin al "quebrantamiento de la legalidad constituyente y democrática", también se manifestaba este domingo el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, quien ha convocado una reunión urgente de su Consejo Permanente para analizar la crisis en Honduras y "defender la estabilidad democrática" en ese país.

EE UU solicita respeto a las normas democráticas

La secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton, ha asegurado que las acciones militares contra Zelaya violan los preceptos democráticos y deben ser "condenadas por todos". Su palabras han llegado horas después de un primer comunicado de la Casa Blanca en el que el presidente estadounidense, Barack Obama, se declaraba "profundamente preocupado" por la situación y pedía "respeto a las normas democráticas, el imperio de la ley y los fundamentos de la Carta Democrática Interamericana".

El ministro de Exteriores de la República Checa, Jan Kohout -país que ocupa la presidencia de turno de la Unión-, ha calificado la acción como "golpe de Estado" y "violación inaceptable del orden constitucional de Honduras", por lo que ha pedido, en nombre de la Unión, la restitución en el cargo de Zelaya.

Uno de los aliados político de Zelaya, el venezolano Hugo Chávez, que fue uno de los primeros en pronunciarse sobre la situación y lo calificó de "golpe de Estado troglodita", ha asegurado que hará todo lo posible para abortar el golpe.