Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tensión en Irán

La policía y los 'basiyís' dispersan la protesta de la oposición en Teherán

El régimen despliega una gran fuerza para impedir las manifestaciones.- Unos mil opositores protestan un par de horas antes de ser dispersados con gases lacrimógenos.- El régimen admite irregularidades en las votaciones en 50 ciudades

El régimen iraní ha endurecido hoy la represión de las protestas con la intervención de efectivos policiales y los basiyís para impedir una nueva marcha opositora. Unos mil iraníes se han reunido esta tarde en la plaza Haft-e Tir de Teherán para protestar por las muertes a manos de las fuerzas paramilitares de al menos 19 personas durante el fin de semana. Pero había el doble de efectivos antidisturbios y milicianos islámicos basiyís, que armados con palos y barras de hierro, fueron desplegados en la céntrica plaza y sus alrededores.

Según testigos, las Fuerzas de Seguridad emplearon botes de humos y gases lacrimógenos y realizaron disparos al aire para dispersar a varios centenares de hombres y mujeres vestidas de negro que gritaban "Alahu Akbar" (Dios es el más grande). Algunos resultaron detenidos tras ser perseguidos en las calles aledañas.

Esta intervención policial se produce en medio de amenazas del cuerpo de elite de los Guardias de la Revolución que ha advertido que se enfrentaría a los manifestantes "a fondo" para frenar las protestas que comenzaron después de las elecciones del viernes 12 de junio. Hoy los seguidores del líder de la oposición, Mir Hosein Musaví, han salido a la calle pero en menor cantidad para responder a su pedido de mantener la presión en la calle. Han sido unos pocos cientos los que han vencido el miedo y han salido a desafiar a las autoridades del régimen.

"Protestar contra las mentiras y el fraude es vuestro derecho" ha dicho Musaví en su página de Internet, quien ha apelado a las fuerzas de seguridad a que muestren contención en la represión de las manifestaciones. "Espero que las Fuerzas Armadas eviten daños irreversibles".

Musaví había pedido a sus seguidores que portaran hoy velas negras en señal de duelo y brazaletes verdes, el color de la protesta. También ha solicitado a los automovilistas que enciendas las luces de sus coches durante dos horas a partir de las 14.30 (hora peninsular española) para mostrar sus solidaridad "con las familias de las mártires". Una de ellas es la joven Neda, asesinada a tiros el fin de semana cuando al parecer observaba una de las manifestaciones con su padre en el centro de la capital.

Los Guardias Revolucionarios, que son el ejército ideológico del régimen, anunciaron ayer que se enfrentarán con métodos revolucionarios a los "perturbadores y a todos aquellos que violen la ley". Los Pasdarán no especifican en su página web a qué tipo de métodos se refieren.

Fuentes hospitalarias elevan a 19 el número de muertos durante la represión de las marchas durante el fin de semana. La radio estatal informó ayer de que el número de detenidos es de 457. Musaví aseguró que estas "detenciones masivas" crean un abismo entre la sociedad civil y el Ejército. El líder opositor insistió en su página web en que su lucha no es contra los fundamentos de la República Islámica sino contra las mentiras.

Los Guardianes admites errores graves

El Consejo de Guardianes iraní ha admitido que en las elecciones del 12 de junio los votos recogidos en 50 ciudades superan el número de personas censadas con derecho a votar, lo que puede afectar a más de tres millones de sufragios. Así lo reconoció ayer el portavoz del organismo, Abbas Alí Kadkhodaei, que habló en el canal 2 de la emisora IRIB, como respuesta a la denuncia de Mohsen Rezaeí, uno de los candidatos derrotados en las elecciones presidenciales.

"Las cifras proporcionadas por Mohsen Rezaei, por las que denuncia que más del 100% de los votantes metió su papeleta en 170 ciudades, no es cierta; el incidente ha ocurrido en sólo 50 ciudades", dijo Kadkhodaei. El portavoz, de cualquier modo, aseguró que aunque el recuento del voto afectado por estas irregularidades es superior a los tres millones de papeletas, "todavía no se ha determinado si la cifra es decisiva en los resultados electorales", informó.

Tras una semana de violentas protestas en las calles y la petición de anulación de los comicios por parte de miles de manifestantes, liderados por el candidato derrotado Mir Hosein Musaví, el Consejo de Guardianes anunció que recontaría al azar el 10% de los votos emitidos en los polémicos comicios. Un recuento que en principio, si se realiza de acuerdo con criterios estadísticos adecuados, es suficiente para establecer la fiabilidad del resultado final, a pesar de lo cual Musaví rechazó esta medida y ha seguido insistiendo en que se repitan las elecciones.

El Consejo de Guardianes, formado por seis clérigos designados por el líder supremo y seis juristas nombrados por el Parlamento, es el órgano colegiado más poderoso del régimen iraní. Aprueba las leyes enviadas por el Parlamento, veta las que no se ajustan a la Constitución o al Derecho islámico y veta también a los candidatos presidenciales.

Las protestas se desataron cuando, nada más cerrarse las urnas el día 12, el reformista Musaví se atribuyó la victoria y denunció numerosas irregularidades en favor del actual presidente, Mahmud Ahmadineyad. A pesar de ello, el Ministerio del Interior concedió una contundente victoria a Ahmadineyad, con casi el 70% de los votos, el doble que Musaví, su rival más directo, en unas elecciones que registraron una participación del 85% de la población con derecho a voto, algo sin precedentes en el país.

Irán asegura haber detenido a cinco "espías" europeos en Teherán

Irán ha anunciado hoy la detención de "cinco espías europeos", a los que acusa de participar en "los disturbios" que desde hace nueve días agitan Teherán.

Según la agencia semi oficial iraní Fars, que no cita fuentes, dos alemanes, un británico y dos franceses figuran "entre los principales activistas de los disturbios del pasado sábado en Teherán" y han sido detenidos.

La capital y varias otras grandes ciudades iraníes han sido escenario de protestas en contra del resultado de las presidenciales del pasado 12 de junio en las que el Ministerio de Interior concedió la victoria al actual presidente conservador, Mahmud Ahmadineyad, con mayoría absoluta.

Las autoridades iraníes han acusado en los últimos días a los países occidentales, especialmente al Reino Unido y EE UU, de interferir en los asuntos internos de Irán al poner en entredicho a la limpieza de las elecciones.

Más información