Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Elecciones en Irán

La corresponsal de EL PAÍS escribe un diario de campaña con motivo de las elecciones del día 12

Día 1.- Apenas hay signos de la inminente cita

La prensa iraní cuenta estos días que las elecciones presidenciales del próximo día 12 están atrayendo turistas (...) Pero si yo fuera una turista en busca de emociones electorales, me sentiría un poco decepcionada.

Día 2.- El efecto anti Ahmadineyad

El ambiente electoral se está caldeando a medida que se aproxima del día D, el 12 de junio. La campaña empezó sosa el pasado 22 de mayo. Ninguno de los tres candidatos aprobados por el Consejo de Guardianes tenía el suficiente carisma para desbancar al presidente Mahmud Ahmadineyad.

Día 3.- Noches de fiesta

La fiesta se ha prolongado hasta cerca de las tres de la mañana. Ante la inexistencia de pistas de baile (peligrosa perversión occidental que la República Islámica prohibió hace 30 años), la avenida Jordan hace de improvisada discoteca y la música atruena desde los coches.

Día 4.- 200 dólares para cada iraní

Mi amigo Hosein se queja de que no hablo de los muchos seguidores de Ahmadineyad. "Tu diario da la impresión de que sólo Musaví tiene apoyo en la calle", me dice.

Día 5.- Ahmadineyad se reinventa a sí mismo

Si todavía hay alguien que dude de las grandes posibilidades de repetir mandato de Mahmud Ahmadineyad, tiene que ver una grabación del debate de anoche con Mehdi Karrubi. El presidente no sólo logró apabullar a su rival, sino que dio un giro radical a la imagen de político rastrero...

Día 6.- Picasso en Teherán

Perpleja ante el inusitado giro que está adquiriendo la escena política local, he aprovechado el fin de semana (occidental) para darme un respiro y visitar el Museo de Arte Contemporáneo de Teherán.

Día 7.- La marea verde

¿Quién dijo que no había marcha en Teherán? Lo de anoche fue marcha, en el sentido literal y figurado del término.

Día 8.- El fútbol entra en campaña

Desde que en abril los iraníes perdieran en casa frente a Arabia Saudí, tradicional rival deportivo y político en el vecindario, el fútbol se ha convertido en cuestión de Estado.

Día 9.- Se acabó la juerga

Tal vez haya sido la última oportunidad de divertirse hasta... los próximos comicios. Así que los jóvenes teheraníes han aprovechado el fin de la campaña electoral para montar una verbena hasta el amanecer. Pañoletas, corbatas, globos, todo lo que era susceptible de ser verde adquirió ese color durante las últimas horas antes de que a las ocho de la mañana comenzara la jornada de reflexión.

Día 10.- El día de la verdad

¿Qué va a pasar hoy? Ahmadineyad o Musaví, he ahí la cuestión. Desconozco cuántos iraníes deshojan aún la margarita, en cualquier caso no me atrevo a hacer pronósticos. Los reformistas dicen que empezaron el partido 0-3, pero al final del segundo tiempo han logrado un muy respetable 3-3. ¿Qué pasara en el último minuto? Depende a quién se pregunte. Lo único en lo que todos coinciden es en que habrá una gran participación. En total 46,2 millones de iraníes están convocados a las urnas para las décimas elecciones presidenciales desde la fundación de la República Islámica en 1979.

Día 11.- ¿Qué ha pasado esta noche?

Lo confieso: estoy perpleja. Anoche cuando ya tarde nos fuimos a dormir, los portavoces de cada uno de los dos principales candidatos reclamaban el triunfo para su líder. Normal en cualquier carrera electoral reñida. Y la de las presidenciales iraníes lo había sido. Con una participación más nutrida de lo esperado, aumentaban las posibilidades de que Mir-Hosein Musaví se acercara al presidente Mahmud Ahmadineyad y hubiera una segunda vuelta.

Día 12.- Paisaje después de la batalla

Teherán ha amanecido hoy impregnada con el olor ácido de la basura quemada. Muchos de los contenedores incendiados en las revueltas de anoche aún humeaban. Hay menos coches en la calle y los empleados municipales tratan de reponer los semáforos y señales de tráfico destruidos. Las autoridades intentan también controlar el flujo informativo. Han vuelto las razzias para confiscar antenas parabólicas con el objetivo de que no lleguen noticias del exterior y aunque esta mañana los móviles e Internet funcionan de nuevo, sigue suspendido el servicio de SMS y la velocidad de acceso no permite adjuntar documentos o descargar imágenes.

Día 13: El vendedor de vestidos de fiesta

Las protestas que desde el anuncio del resultado electoral tienen Teherán patas arriba han empezado a transformarse en un movimiento cívico de rechazo. Esta madrugada ha habido muchos menos destrozos del mobiliario urbano, aunque aún se han quemado algunos contenedores de basura.