La OEA abre la puerta a la readmisión de Cuba después de 47 años

La asamblea deroga la suspensión aprobada en 1962 - La decisión tomada por consenso produce después de llegar el martes a un punto muerto por el rechazo vehemente de EE UU

La Habana / San Pedro Sula - 03 jun 2009 - 20:54 UTC

Los ministros de Exteriores que participan en la XXXIX Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) han acordado este miércoles por consenso derogar la suspensión a Cuba, aprobada en 1962, lo que abre la puerta a un posible reingreso de la isla a la organización. El anuncio ha sido realizado por el ministro de Exteriores de Ecuador, Fander Falconí, quien ha afirmado que esta decisión "refleja el cambio de época que se está viviendo en América Latina".

Según Falconí, "muchos de nosotros no habíamos nacido en ese momento y lo que está haciendo esta generación es básicamente enmendar la historia y aquí tenemos un reto de construir una historia distinta".

El texto establece que la resolución VI adoptada el 31 de enero de 1962 en la Octava Reunión de Consulta de ministros de Exteriores, mediante la cual se excluyó a Cuba de su participación en el Sistema Interamericano, "queda sin efecto en la OEA".

La resolución añade que la "participación de Cuba en la OEA será el resultado de un proceso de diálogo iniciado a solicitud del Gobierno de Cuba y de conformidad con las prácticas, los propósitos y los principios de la OEA".

Negociaciones

Los cancilleres de los 34 países miembros de la OEA no llegaron el martes a ningún consenso sobre Cuba debido a la polémica de condiciones si o condiciones no. Un núcleo duro de países, encabezados por Venezuela, Ecuador, Nicaragua y Bolivia, habían expresado con vehemencia su rechazo a las posiciones de Washington, que, como en la V Cumbre de las Américas, demostró su incapacidad para manejar el tema de acuerdo a sus intereses.

El martes, con cierta frustración, el secretario de Estado adjunto de EE UU para Latinoamérica, Thomas Shannon, señaló que aunque se había "logrado mucho" en las negociaciones, no existía consenso debido a la resistencia de algunos países. El ministros de Relaciones Exteriores de Brasil, Celso Amorim, y otros cancilleres señalaron que pese a las divergencias políticas en torno a la forma y el fondo del levantamiento de la suspensión, se ha avanzado al menos en el aspecto de que es necesario derogar la resolución que suspendió a Cuba en 1962.

"Creo que hubo un avance porque por lo menos hay hoy una conciencia de que la resolución es un cadáver insepulto que tiene que ser enterrado. Me gustaría hacer un entierro democrático sin grandes pompas", dijo Amorim.

Fidel Castro, indiferente

Coincidiendo con la reunión de San Pedro Sula, el ex presidente cubano Fidel Castro reiteró su indiferencia a pertenecer a la OEA y denunció que la organización ha sido desde su creación "cómplice de todos los crímenes contra Cuba". Según Castro, su país "luchó por los demás pueblos hermanos de este continente" al resistir "las agresiones del imperio". "La totalidad de los países de América Latina fueron víctimas de las intervenciones y agresiones políticas y económicas. No hay uno solo que pueda negarlo", afirmó en un artículo publicado en el diario Granma.

Para Castro, la OEA abrió "las puertas al caballo de Troya" y permitió la entrada en la región del "neoliberalismo, el narcotráfico, las bases militares y las crisis económicas". Cuba "ha demostrado que se puede resistir el bloqueo y avanzar en muchos campos e incluso cooperar con otros países", dijo, tras considerar un triunfo que muchos países hayan plantado cara a Washington en la OEA. "La batalla es dura", pero "haberla librado es ya de por sí una proeza de los más rebeldes", consideró.

Castro y sus aliados en América Latina han planteado que si la OEA no cambia de forma sustancial e incluye a Cuba tendría que "desaparecer". El líder comunista cita en Granma unas palabras del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, al llegar a Honduras: "No es posible que los problemas de la región se discutan en Washington, construyamos algo propio, sin países ajenos a nuestra cultura, a nuestros valores, incluyendo obviamente (...) a Cuba".

Lo más visto en...

Top 50