Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro de Defensa colombiano dimite para optar a la presidencia

Santos anuncia que será candidato en las generales si Uribe no se presenta

El ministro de Defensa colombiano, Juan Manuel Santos, mostró ayer sus cartas al anunciar su dimisión, a partir del próximo sábado, con el fin de presentar su candidatura presidencial para los comicios de 2010. Pero Santos aclaró que no daría un paso sin la venia del presidente Álvaro Uribe: "No salgo como candidato; si Uribe decide lanzarse, cuenta con mi total apoyo; si decide no lanzarse, yo seré candidato", repitió en la conferencia de prensa en la que hizo pública su decisión.

Santos aseguró que a partir de ahora se dedicará "a trabajar, trabajar y trabajar por la continuidad de la seguridad democrática". "No podemos bajar la guardia mientras la bestia del terrorismo esté viva", añadió.

Las encuestas auguran que si Uribe decide no presentarse a la segunda reelección, o la ley no se lo permite, Santos tendría grandes opciones. Figura segundo, a sólo tres puntos del ex alcalde de Medellín Sergio Fajardo, quien se define como "ni uribista ni antiuribista".

Aunque el presidente Uribe mantiene una posición ambigua frente al tema de si quiere o no quedarse en el poder, ha sido claro en asegurar que pretende garantizar la continuidad de sus políticas bandera: la seguridad democrática y la confianza de los inversores.

La renuncia de Santos se produce en vísperas de que el Senado someta a votación el proyecto del Gobierno para convocar un referéndum en el que los colombianos deberán decidir si están de acuerdo o no con modificar un artículo de la Constitución para que Uribe pueda postularse a un tercer mandato.

La consulta debería efectuarse antes de noviembre, mes en que vence el plazo para que el presidente presente su candidatura.

La dimisión del ministro de Defensa ofreció distintas lecturas en medio del confuso ambiente político. Para unos, es una señal clara de que Uribe no será candidato en 2010 y que Santos, con esta información, dio el salto; para otros, la única verdad es que Uribe volverá a presentarse.

En cualquier caso, la renuncia era esperada. La prensa llevaba días especulando sobre quién lo iba a reemplazar. El límite para retirarse y no quedar inhabilitado en su aspiración presidencial vencía el 29 de mayo. Ayer, muy de mañana, se reunió con el presidente Álvaro Uribe, recibió su bendición y le entregó la carta de renuncia.

Este economista y administrador de 57 años, hijo de una de las familias más prestigiosas del país, dueña del diario El Tiempo, ha sido titular de Defensa desde 2006. Los continuos golpes a la cúpula de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) lo catapultaron.

Santos se retira como el ministro de Defensa más popular en la historia reciente del país. Su punto más alto lo vivió con la Operación Jaque, que devolvió a la libertad a Ingrid Betancourt, a tres contratistas norteamericanos y a 11 miembros de la fuerza pública que llevaban años secuestrados por las FARC. Pero también le tocó a Juan Manuel Santos afrontar la peor de las vergüenzas: los civiles asesinados por militares que luego eran presentados como guerrilleros muertos en combate.