Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

360.000 civiles han huido ya de la guerra contra los talibanes

Pakistán convoca una cumbre internacional de donantes

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha elevado este lunes a 360.600 el número de desplazados por los combates del valle de Swat. La avalancha humana está poniendo a prueba la capacidad de respuesta de las autoridades paquistaníes y de las organizaciones humanitarias. El primer ministro, Yousuf Raza Gilani, ha anunciado la próxima celebración de una conferencia de donantes en Islamabad para recaudar fondos con los que financiar la rehabilitación de las zonas afectadas.

"Esa cifra corresponde a inscritos en alguno de los 29 centros de registro establecidos por las autoridades provinciales", explica la portavoz de ACNUR en Islamabad, Ariane Rummery. Esa agencia de la ONU está asistiendo a los responsables paquistaníes en esa tarea. "Nuestro plan de contingencia incluía suministros para 120.000 personas, así que ahora hemos encargado provisiones para otras 200.000", manifiesta Rummery, cuya organización trabaja al límite de su capacidad.

Resulta difícil hacerse una idea de esa enorme cantidad cuando los cuatro nuevos campamentos preparados para recibirles apenas albergan a unos pocos miles de personas. "La mayoría busca su propio alojamiento", señala la portavoz. Aún así también requieren asistencia, porque suponen una carga para quienes les acogen y llegan con lo puesto. "ACNUR les está facilitando mantas, bidones y otros elementos de primera necesidad", apunta.

Las autoridades dicen que otras 300.000 personas están pendientes de registrarse. A esa oleada humana que ha llegado en los últimos diez días desde Swat y los distritos vecinos, hay que sumarle la existencia de otros 555.000 desplazados desde agosto por los combates en otras zonas de la Provincia de la Frontera Noroccidental. "Estamos centrando nuestro esfuerzo en los recién llegados", admite Rummery.

La ONU ha calificado la situación de "crisis de envergadura". Para entender mejor su gravedad, conviene recordar que Pakistán aún sigue albergando a 1,7 millones de refugiados afganos. Los analistas paquistaníes señalan que en un mes su país, uno de los más pobres del mundo, se puede encontrar albergando hasta tres millones de desplazados.

De momento, los desplazados sólo están viendo cómo las operaciones del Ejército destruyen sus casas y les dejan sin sus pertenencias, cuando no sin sus seres queridos. Este lunes, el portavoz militar anunció la muerte de otros 52 talibanes en distintos enfrentamientos.