Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una general dominicana, española por la Ley de Memoria Histórica

Rosanna Libertad Pons Peguero. Dominicana. General de brigada de la Fuerza Aérea. Y recientemente, también española gracias a la Ley de Memoria Histórica, que permite obtener la nacionalidad a hijos o nietos de españoles.

Nació un 23 de julio de 1960 en una localidad del suroeste de la República Dominicana llamada Barahona. De esa tierra era también oriundo su padre, Amador, hijo del mallorquín Miguel Pons Conde, la causa de esta historia.

"Mi abuelo nació en 1875 en Palma de Mallorca y emigró a República Dominicana en 1892 con sus hermanos y varios amigos". Se estableció en Santo Domingo. De allí, con mujer y cuatro hijos, se trasladó a Barahona, "donde nacieron mi papá y mis tíos".

Rosanna creció influenciada por el deseo de su padre de ser español, "ilusión que nunca abandonó". A finales de 2008, tres hermanas Pons solicitaron la nacionalidad española, sabedoras de que la Ley de Memoria Histórica les abría una nueva puerta para hacer realidad un sueño.

Mundo masculino

Su participación como arquitecta recién licenciada en un proyecto de la Fuerza Aérea, en 1984, la llevó a recibir una invitación para enrolarse. Al mes de su ingreso, la nombraron segundo teniente, y pasó "a lidiar en un mundo netamente masculino, con el convencimiento de que me destacaría entre ellos".

Tras 24 años de carrera militar es directora del Instituto Cartográfico Militar. No se plantea la idea de cambiar de Fuerzas Armadas: "Me queda aún mucho por aportar a las filas dominicanas, que están en un momento interesante de replanteamientos".

Le sigue los pasos a la actual ministra de Defensa española, Carmen Chacón, "a quien me encantaría conocer e invitar a nuestro país a que cuente su experiencia".