Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chávez expropia las tierras de una multinacional

Anunció también que va a intervenir otra procesadora de arroz extranjera

El pueblo no se alimenta con madera de eucalipto. Por eso el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció el jueves la intervención de 1.500 hectáreas sembradas de eucalipto, propiedad de la multinacional irlandesa Smurfit Kappa Group, que desde hace 40 años se dedica a la fabricación de cartones en el país.

El anuncio se produjo horas después de materializarse la expropiación de la planta de arroz de la empresa estadounidense Cargill. Según el Gobierno venezolano, esta cadena de expropiaciones, inspecciones y tomas militares de empresas agroindustriales, que comenzó el 28 de enero, tiene el objetivo de poner la producción en manos "del pueblo" para lograr la "soberanía alimentaria" del país a medio plazo.

El ministro de Obras Públicas y Vivienda, Diosdado Cabello, justificó la medida bajo el argumento de que "la transnacional denominada Smurfit, la cartonera, siembra un tipo específico de madera en el que los únicos beneficiados son los propietarios de la empresa". Además del dinero, dijo el presidente Chávez, el eucalipto "se chupa casi toda el agua del suelo", y agregó: "Vamos a explotar de manera racional esa madera y vamos a sembrar otras cosas allí: caraotas fríjoles negros], maíz, sorgo, yuca, ñame".

La Finca El Piñal, propiedad de Smurfit, está ubicada en el Estado de Lara, al noroeste del país. La misma noche del jueves, Chávez también anunció la expropiación de la Finca El Maizal, de 2.237 hectáreas, ubicada a ocho kilómetros de distancia de El Piñal, donde funcionará una "empresa de producción social" que será administrada por el Estado y luego transferida a las comunidades.

En la tarde de ayer, el presidente Chávez informó que había firmado una nueva orden de expropiación que afectará a otra empresa multinacional procesadora de arroz, sobre la que no aportó mayores detalles. Sólo dijo que se trataba de "una transnacional que no quiere cumplir con las regulaciones". Luego amenazó nuevamente con tomar las instalaciones de las empresas Polar, el consorcio venezolano de alimentos y bebidas más importante del país: "Si la Polar no quiere cumplir con la Constitución y las leyes será expropiada. No me va a temblar el pulso, que tengan la seguridad. Estoy aquí para defender los intereses del pueblo venezolano, no de la burguesía".

Hasta ahora, el Gobierno ha intervenido una de las plantas de arroz de Polar, ubicada en el Estado Guárico, pero no ha dado el paso hacia la expropiación. El ministro de Agricultura y Tierras de Venezuela, Elías Jaua, también recomendó ayer al presidente expropiar las tierras que pertenecen al presidente de la Federación Nacional de Ganaderos (Fedenaga), Genaro Méndez. Tanto Polar como Fedenaga han protestado activamente las últimas acciones del Gobierno.