Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el secretario de Estado de Salud de Obama por sus problemas con el fisco

Tom Daschle tenía un pago atrasado de 128.000 dólares en impuestos, por el que ya se había disculpado.- Contaba con el apoyo de Obama.- Antes había renununciado Nancy Killefer, candidata al puesto de control del presupuesto, también por problemas fiscales

El senador Tom Daschle, designado por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para dirigir el Departamento de Sanidad, ha rechazado el ofrecimiento tras confirmarse que tuvo problemas con Hacienda al no pagar parte de sus impuestos. Los republicanos estaban bloqueando su confirmación en el Senado por este asunto. Daschle, que había pedido disculpas por carta Comité de Finanzas del Senado había recibido el apoyo de Obama, que ha aceptado la renuncia en un comunicado conjunto con el propio Daschle con "tristeza".

"Estoy profundamente avergonzado y decepcionado por los errores cometidos", escribió el ex senador por Dakota del Sur para, a continuación, pedir disculpas y lamentar "profundamente" lo ocurrido, informa Yolanda Monge. Daschle asegura que dimite porque no tiene toda la confianza del Congreso y podría ser un elemento de distracción.

Segunda reuncia

Antes, la elegida por Obama para controlar el presupuesto y el gasto público, Nancy Killefer, ha retirado también su candidatura, según ha anunciado la Casa Blanca. "Ha renunciado y nosotros aceptamos la renuncia", ha asegurado un portavoz del Gobierno que ha comparecido ante la prensa.

Killefer tenía ciertos problemas de impuestos con el gobierno del distrito de Columbia, según publicó la agencia Associated Press nada más ser designada como candidata, pero el portavoz se ha negado a confirmar si ésa es la causa de la dimisión. En concreto, la candidata tenía un embargo de algo menos de 1.000 dólares por no haber pagado un impuesto sobre una compensación de desempleo a un empleado del hogar, según informa The New York Times.

Killefer, tiene 55 años y experiencia en la dirección de la consultora McKinsey & Company; además, ha sido asistente del secretario del Tesoro durante la época de Bill Clinton. Su misión era la de controlar el gasto económico para aumentar la eficiencia de los presupuestos. El puesto tenía cierta relevancia si tenemos en cuenta las repetidas declaraciones del presidente Obama de vigilar "línea por línea" el gasto público, que va a alcanzar cantidades astronómicas gracias a los programas previstos por la Administración para impulsar la economía en tiempos de crisis.

Ésta es la tercera renuncia del equipo de Obama y la cuarta persona con problemas con las autoridades fiscales. A Daschle y Killefer se añade el ya confirmado como secretario del Tesoro, Timothy Geithner, que fue ratificado en el cargo tras dar muchas explicaciones sobre un pago atrasado al fisco. Por último, Bill Richardson, gobernador de Nuevo México y candidato a Secretario de Comercio, renunció a principios de año al estar implicado en una investigación judicial.