Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rescatados con vida los 153 ocupantes de un avión que cayó al rio Hudson en Nueva York

El aparato, un Airbus 320, quedó flotando sobre las gélidas aguas del río.- Había despegado del aeropuerto de La Guardia y se dirigía hacia Charlotte, Carolina del Norte

El avión de US Airways flota sobre el río Husdon tras preciptarse con 146 pasajeros y cinco tripulantes
El avión de US Airways flota sobre el río Husdon tras preciptarse con 146 pasajeros y cinco tripulantes REUTERS

Un avión comercial de la compañía US Airways, con 148 pasajeros y cinco tripulantes a bordo, que había despegado del aeropuerto de La Guardia con destino a la localidad de Charlotte, en Carolina del Norte, se vio obligado a hacer un amerizaje de emergencia, poco después de las 15.30 (hora local), sobre el río Hudson en Nueva York, al oeste de la isla de Manhattan.

Según la versión oficial de la Administración de Aviación Federal (FAA, en sus siglas en inglés), un grupo de pájaros se había estrellado contra los motores del avión y los había estropeado, obligando al piloto, que acababa de despegar del aeropuerto de La Guardia apenas tres minutos antes, a hacer un aterrizaje de emergencia que no podría haber sido más exitoso. Porque, pese a la espectacularidad de las imágenes ofrecidas por las televisiones, todos los pasajeros salieron ilesos, según han confirmado fuentes de la FAA. Los ocupantes pudieron ser rescatados sin problemas por los servicios de rescate de la Guardia Costera y por los ferrys comerciales que pasaban en ese momento por la zona, informa Bárbara Celis.

"Una obra maestra" del piloto

El aparato, un Airbus 320, pudo aterrizar sobre las gélidas aguas del río Hudson, a temperaturas inferiores a los 5 grados bajo cero, gracias a la pericia del piloto, que también salió ileso del accidente. El comandante se vio obligado a realizar una maniobra de emergencia para intentar posarse sobre el agua. Según Ben Von Klemperer, un testigo citado por la cadena CNN, "no iba demasiado rápido y el contacto con el agua se produjo de manera suave", por lo que todo indica que el amerizaje se hizo de manera controlada.

En una rueda de prensa posterior en Manhattan, el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, ha tenido palabras de agradecimiento para el piloto, el artífice de que todo quedara en un susto. Bloomberg ha dicho que fue "maravilloso" y "una obra maestra" la manera que tuvo de planear sobre el agua sin que nadie resultara herido. El regidor dijo que había hablado con el piloto y que éste le había confirmado que "antes de salir del aparato lo recorrió entero dos veces para comprobar que no quedaba nadie dentro", lo que agranda aún más el valor exhibido por esta persona, que fue la última en abandonar el aparato semihundido en las aguas del Hudson.

Las imágenes emitidas en directo por canales de EE UU han mostrado a varias personas con chalecos salvavidas sobre las alas del avión, esperando a ser rescatadas por barcos que han rodeado enseguida el aparato.

Un pájaro en el motor

Al parecer, el avión, que operaba el vuelo 1549, estaba tratando de regresar al aeropuerto, después de haber sido golpeado supuestamente por un pájaro que se coló en uno de los motores.

Según Alberto Panero, uno de los pasajeros, "el avión se agitó y podías oler el humo y el fuego e inmediatamente el aparato empezó a regresar" explica Alberto Panero, uno de los pasajeros. "De repente, el capitán vino y dijo 'preparados para aterrizar' y fue cuando supimos que bajábamos", continúa, asombrado de que "todo el mundo esté vivo.