Luz verde a la reforma constitucional para la reelección indefinida de Chávez

La Asamblea Nacional (AN) de Venezuela aprueba el proyecto de enmienda - El Gobierno quiere que el 15 de febrero se celebre un referéndum sobre el texto

La mayoría oficialista de la Asamblea Nacional de Venezuela ha aprobado hoy, en segunda discusión, y "por mayoría evidente", el proyecto de enmienda constitucional solicitado por el presidente Hugo Chávez para establecer su reelección indefinida. Pero, uno tras otro en el derecho de palabra, los diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela insistieron en que en realidad estaban refrendando una "ampliación de los derechos políticos de todos los venezolanos".

Para que entre en vigor, la enmienda debe ser aprobada por la mayoría simple de los electores en un referéndum popular que, aspira el Gobierno, se realizará el próximo 15 de febrero. Mañana mismo, la directiva de la Asamblea remitirá el proyecto al Poder Electoral, que, según los lapsos que estipula la ley, deberá convocar a las urnas en los próximos 30 días.

Modificar la Constitución

El 30 de noviembre de 2008, Chávez ordenó a sus seguidores activar un proceso de enmienda que le permitiera postularse como candidato a un tercer mandato de seis años en las elecciones presidenciales de 2012, y así sucesivamente, "si Dios y el pueblo así lo quieren". Sería, en sus propias palabras, una modificación "sencillita" de un solo artículo de la Constitución. Luego, el 5 de enero pasado, el presidente venezolano cambió de opinión y replanteó su propuesta para extender el beneficio de la reelección a todos los cargos de elección popular ?gobernadores, alcaldes y diputados?, lo que implica la modificación de un total de cinco artículos.

Sin embargo, el día de la elección, los votantes no se enfrentarán a la nueva redacción de los artículos que serán modificados. En su defecto, deberán responder sí o no a una sola pregunta, redactada por la presidencia del Parlamento, que dice: "¿Aprueba usted la ampliación de los derechos políticos de las venezolanas y los venezolanos en los términos contemplados en la enmienda de los artículos 230, 160, 174, 192 y 162 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, tramitada por la Asamblea Nacional, al permitirse que la postulación para todos los cargos de elección popular de modo que su elección sea expresión exclusiva del voto del pueblo?" La campaña del Partido Socialista Unido de Venezuela se basa en que quienes elijan el no como opción no se estarán oponiendo a la eternización de Chávez en el poder, como argumentan los partidos opositores, sino que estarán votando a favor del "modelo capitalista" y en contra del "buen gobierno".

Apoyo del partido

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

"Los que van a votar por el no van a elevar los precios de la gasolina y la electricidad, privatizarán las universidades, los servicios de agua y de luz. Esos que van a votar por el no pretenden acabar con el control de cambio para que los empresarios acaben con la renta petrolera, a través de la fuga de capitales", decía ayer, por ejemplo, el diputado oficialista Ángel Rodríguez, presidente de la Comisión de Energía y Minas del Parlamento. "Esta enmienda profundiza el principio de soberanía y de democracia. Los llamamos a perfeccionar con nosotros la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela", dijo más tarde su compañera de partido, María de Queipo, ataviada con su keffiah al cuello, como muestra de solidaridad hacia el pueblo palestino.

Los partidos de oposición, las organizaciones civiles y los movimientos estudiantiles se han unido en su solo bloque para hacer frente a Chávez por segunda vez. Su aspiración es ganar la elección con un número de votos superior al obtenido en el referéndum popular de 2007, cuando una mayoría del 51% de los electores votó en contra de una reforma constitucional similar propuesta por Hugo Chávez.

Protesta de los estudiantes en contra de la reforma constitucional que propone Chávez, ayer en Caracas.
Protesta de los estudiantes en contra de la reforma constitucional que propone Chávez, ayer en Caracas.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS