Correa cede en su pulso con Lula y paga parte de la deuda

El embajador brasileño regresa a Ecuador tras la crisis

El regreso ayer a Quito del embajador brasileño en Ecuador, Antonino Marques Porto, es un claro síntoma de que Brasil no da puntada sin hilo. Las relaciones diplomáticas entre ambos países parecen normalizarse después de que Quito haya pagado varias cuotas vencidas en diciembre del préstamo por valor de 243 millones de dólares contraído con el Banco de Fomento brasileño (BNDES).

Fuentes del Palacio de Itamaraty (sede del Ministerio de Relaciones Exteriores brasileño) confirmaron a EL PAÍS que Marques Porto retoma hoy sus funciones como embajador en Quito, pero para ello ha sido previamente necesario que el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, haya dado un paso atrás en su pretensión de no devolver el dinero prestado a su país por Brasil para la construcción de la polémica planta hidroeléctrica de San Francisco, a cargo de la constructora brasileña Odebretch.

"La tendencia ahora es que se produzca una normalización de las relaciones entre ambos países", comentan las mismas fuentes. No obstante, "el Gobierno brasileño continuará observando con atención la evolución de sus relaciones económicas y financieras con Ecuador", informó el sábado pasado el Ministerio de Relaciones Exteriores a través de un comunicado.

Quito protagoniza desde hace más de cuatro meses un virulento pulso con el Gobierno que preside Luiz Inácio Lula da Silva; esta batalla incluso ha puesto en jaque importantes megaproyectos de integración regional suramericana, como el trazado de corredores terrestres y fluviales que conecten los océanos Pacífico y Atlántico atravesando el subcontinente de costa a costa.

El embajador Marques Porto fue llamado a consultas el pasado 21 de noviembre después que de Correa, sin previo aviso a las autoridades de Brasilia, anunciara el inicio de una acción legal ante la Cámara de Comercio Internacional (CCI) de París, con el objetivo de suspender la devolución del préstamo concedido a su país por el BNDES de Brasil para la construcción de la maltrecha hidroeléctrica de San Francisco.

Lo más visto en...

Top 50