Reportaje:El conflicto de Oriente Próximo

Gaza revive la pesadilla de la Guerra de los Seis Días

ONG y analistas consideran que la franja se encuentra en una situación humanitaria tan grave como la ocupación de Israel en 1967

Los fantasmas de la Guerra de los Seis Días vuelven a Gaza. En el tercer día consecutivo de los ataques aéreos de Israel sobre la franja, varias ONG y analistas han denunciado que el territorio palestino revive su peor pesadilla cuando en 1967 las tropas israelíes ocuparon la franja y dejaron a la población civil dentro del desastre humanitario.

No parece fuera de contexto conectar ese trágico episodio de la historia de Oriente Próximo con lo que está sucediendo estos días. Con un balance provisional de más de 300 muertos y 1.000 heridos, Gaza sufre la campaña militar más mortífera desde la Guerra de los Seis Días, mientras los tambores de una acción militar más fuerte redoblan a las puertas del territorio palestino. Israel ha movilizado tanques y llamado a filas a más de 6.500 reservistas al mismo tiempo que ha despejado el perímetro que rodea a la franja declarándolo "zona militar cerrada". Pero, tanto como la amenaza militar, a las ONG les preocupa la situación humanitaria de la zona.

Más información
El Gobierno israelí califica la ofensiva en Gaza de "guerra hasta el final" contra Hamás
"El objetivo es parar los cohetes que lanzan"
Esperando una orden en la frontera
Cinco hermanas palestinas mueren en un bombardeo israelí
"Ya era hora de bombardear"
Hamás o el reto de gobernar una franja de miseria
Como en un 'pequeño Bagdad'

Así lo asegura en declaraciones a ELPAÍS.com Lara Contraras, responsable de incidencia política en Oriente Próximo para Intermón Oxfam. Para la ONG, el cese de los ataques es tan primordial como el fin del bloqueo que sufre la franja desde el año pasado. "Gaza es una crisis humanitaria que viene precedida de un bloqueo por parte de Israel. Pedimos que cese el fuego por ambas partes, pero sobre todo que acabe el bloqueo. La franja necesita volver a la vida normal, ni siquiera a la situación de la tregua sino a antes de junio de 2007", afirma la portavoz de Intermón Oxfam.

Crisis demoledora

El pasado marzo varias ONG hicieron un informe conjunto que alertaba sobre un declive económico y social demoledor. El estudio reflejaba la dramática situación que padece Gaza, víctima del bloqueo económico impuesto por Israel, y cuya crisis humanitaria alcanzaba límites desconocidos desde 1967. Pero ahora los bombardeos han dañado los sistemas eléctricos, los recursos acuíferos y las instalaciones sanitarias.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

"La situación no puede estar más deteriorada. Ya vienen de lejos las necesidades de la población, pero después de estos bombardeos urgen más. Se necesitan antibióticos, analgésicos y todo tipo de material de cirugía", explica para este medio Patricia Escolano, jefa de la delegación de Cruz Roja en Gaza. Por su parte, la analista de Intermón Oxfam señala que "Israel hace un uso desproporcionado de la fuerza".

Ante la amenaza israelí, la población de Gaza se hizo con muchos alimentos a través de los túneles que comunican el territorio palestino con Egipto. Los mismos túneles que Israel ha bombardeado desde el pasado sábado hasta destruirlos y que considera que sirven para el paso de armas y explosivos a los milicianos. El temor aumenta y varias ONG apuntan que Jerusalén está planeando un ataque por tierra mientras los milicianos de Hamás han llamado a ataques suicidas en territorio israelí como respuesta.

Sin recursos

Como reconoce Aed Yoghi, director de la Sociedad para la Ayuda Médica en Palestina (PMRS, en sus siglas en inglés), el interior de Gaza hoy por hoy es "un gran lío". En conversación telefónica con ELPAÍS.com, Yoghi, un palestino que trabaja en PMRS para el territorio de Gaza, asegura que los servicios están totalmente bloqueados. Los hospitales piden a los enfermos menos leves que se vayan ante la saturación y los heridos buscan auxilio alrededor de los centros sanitarios.

"El número de bombas que está lanzando el Ejército de Israel es demasiado para la población de Gaza. Es una catástrofe enorme", cuenta Yoghi. Su organización intenta ayudar sobre el terreno con asistencia sanitaria de primera necesidad pero, según explica, el número de ambulancias es insuficiente ante la cantidad de muertos y heridos. Y las cosas empeoran por la ofensiva militar. Hoy han entrado por el paso de Rafah cuatro convoys de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y varias ambulancias pero éstas últimas han quedado destrozadas por los ataques.

"Es más que una situación de guerra. Es una situación de catástrofe porque Gaza no tiene ejército para enfrentarse a Israel. La población civil palestina lo que tiene enfrente es un ejército", se lamenta Yoghi. Y añade: "Por eso, antes había miedo en Gaza, y ahora hay pánico".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS