Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía de Arizona acusa a un niño de ocho años de matar a su padre y a un amigo

La defensa sospecha que los agentes forzaron la confesión del menor

Las autoridades de una localidad rural del Estado de Arizona han acusado a un niño de ocho años de asesinar de forma premeditada a su padre y a un amigo de éste.

Un portavoz de la policía de St. Johns, localidad del suceso, ha dicho que los asesinatos a balazos de Vincent Romero, de 29 años, y Timothy Romans, de 39, fueron perpetrados el pasado miércoles. Uno de los cuerpos fue hallado por la policía en la puerta de la casa donde vivía el niño y el otro en una habitación del segundo piso.

El niño, cuya identificación no se facilitó, al principio negó toda participación, pero después confesó su premeditación. Sin embargo, el abogado defensor Benjamin Brewer ha dicho que la policía había logrado la confesión sin que el niño tuviera una representación legal y sin ser informado de sus derechos. "Tener a dos agentes armados al lado es algo que da pavor a cualquiera, más todavía a un niño de ocho años", ha señalado.

Sin embargo, el juez de St. Johns ha afirmado que existen evidencias de que el niño cometió los asesinatos y ha ordenado su confinamiento en un centro juvenil de detención. St. Johns es una localidad de unos 4.000 habitantes a unos 250 kilómetros al noreste de Phoenix, la ciudad más importante del Estado.