Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama y McCain luchan por los 21 votos de Pensilvania

Los candidatos a la Casa Blanca hacen coincidir su campaña en un estado clave.- Ambos se enzarzan de nuevo a cuenta de la economía

Los candidatos a la presidencia de EE UU pasean sus caravanas electorales a escasos kilómetros una de otra. El demócrata Barack Obama y el republicano John McCain coincidieron este martes con sendos mítines en Pensilvania, un estado importante por los 21 votos electorales que reparte. Ambos se ha enzarzado de nuevo con la economía: McCain dice que su rival planea redistribuir la riqueza del país, mientras que Obama considera que los planes económicos del republicano sólo empeorarían la situación del país y que le vinculan a la política de George W. Bush.

McCain lo tiene difícil para recortar los 10 puntos que le saca Obama en este estado, que ha votado demócrata en las últimas cuatro elecciones. El senador por Arizona ha aparecido acompañado por su compañera de ticket, la gobernadora de Alaska, Sarah Palin, con quien ha protagonizado un acto en Hershey. Ha querido con este acto acallar algunos rumores sobre diferencias entre ambos. Ha dicho que no puede estar más satisfecho de su elección: "Cuando dos llaneros solitarios se unen, no siempre están de acuerdo en todo, pero así es mucho más divertido", ha dicho a sus seguidores en un mitin pasado por agua.

McCain tiene que luchar, además de contra las encuestas adversas, contra las inclemencias del tiempo. Hoy se ha presentado en Hershey tras verse obligado a cancelar dos actos en Allentown y Qakertown po el mal tiempo. Tras este acto, Palin y McCain saldrán cada uno por su lado, el jefe hacia Carolina del Norte, otro de los estados donde se jugará la presidencia. Palin seguirá en Pensilvania

Mientras, Obama se presenta ante sus seguidores a apenas 90 kilómetros de distancia, en la localidad de Chester, con la intención de asegurar la victoria en el estado, advirtiendo de nuevo contra la tentación de dar la batalla por ganada. En respuesta a las críticas de McCain, ha contraatacado con una estrategia que, a tenor de las encuestas, le da resultados: vincular a su rival con el actual presidente. Para Obama, las propuestas económicas de McCain, en particular sus rebajas de impuestos, son más de lo mismo y sólo contribuirían a empeorar la situación. "John McCain ha sido el copiloto de George Bush mientras éste dirigía la economía hacia el precipicio. Ahora quiere coger el volante y pisar el acelerador", ha dicho a sus seguidores.

Aunque Obama mantiene una cómoda ventaja en Pensilvania, McCain, apoyándose en sondeos internos, confía en darle una desagradable sorpresa el día de las elecciones, confiando en el voto blanco de clase media, que prefirió a Hillary Clinton en las primarias. Sus 21 votos electorales lo convierten en un estado más que apetecible.