Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial

EE UU descarta a España para la cumbre internacional

Será el 15 de noviembre y en ella participará el G-20.- Este grupo fue creado en 1999 y España no forma parte, con lo que queda descartada pese a los apoyos de Brown, Sarkozy y Barroso.- EE UU, dispuesto a escuchar ideas que pueda aportar Zapatero

La Casa Blanca ha asegurado este miércoles que está dispuesta a escuchar las ideas que España quiera presentar en la cumbre financiera convocada en Washington, aunque este país no estará representado a título individual. El portavoz de la Casa Blanca, Tony Fratto, ha asegurado que "no hubo una decisión de excluir a España" de la reunión, sino que en el proceso de consultas para la celebración se decidió que el mejor formato era el G-20, formado por las principales economías desarrolladas y en desarrollo, informa Efe.

La conferencia se celebrará el próximo 15 de noviembre y a ella acudirán los dirigentes del G-20, según anunció este miércoles la portavoz presidencial de EE UU, Dana Perino. España no forma parte del G-20, que fue creado en 1999 en respuesta a las crisis financieras de finales de los 1990 y al creciente reconocimiento de los países emergentes. El grupo está formado por la Unión Europea, los miembros del G7 -los países más desarrollados del mundo- más Rusia, China y la India, además de otras naciones en desarrollo como Argentina, México y Brasil. La inclusión del G-20 estaba prevista en los planes iniciales.

Países miembros del G-20

Argentina, Australia, Brasil

Canadá, China, Francia

Alemania, India, Indonesia

Italia, Japón, México

Rusia, Arabia Saudí, Sudáfrica

Corea del Sur, Turquía,

Reino Unido, Estados Unidos

Dana Perino dijo que en estas reuniones se crearán grupos de trabajo que estudiarán las reformas institucionales y reguladoras se necesitan los mercados financieros. El primer encuentro, en Washington, tendrá por objeto estudiar las causas que han desembocado en la actual crisis financiera y las medidas que se han tomado para frenar la caída de los mercados.

El presidente de la Comisión Europea, Jose Durao Barroso, ha asegurado que "estaría encantado" de que España participase "sin ninguna reserva" porque es "lo natural", pero ha reconocido que la decisión final es "de quien lo organiza", es decir, de EE UU, que parece no compartir el apoyo del propio Barroso, Sarkozy y Brown. Nuestro país se encuentra cada vez está más rezagado en las clasificaciones de naciones más potentes económicamente, sea cual sea el criterio utilizado, donde ha sido sobrepasado por varios países emergentes y lo será por otros en un futuro inmediato.

Sarkozy contaba con España

El presidente francés y presidente de turno de la UE, Nicolas Sarkozy, se apresuró esta tarde a "saludar" la convocatoria por parte de Estados Unidos de una conferencia internacional para el próximo 15 de noviembre y a la que no ha sido invitada España. Esta mañana el presidente francés, había expresado su apoyo a que España participase en la cumbre.

En el primer escrito hecho público hoy por el palacio del Elíseo Sarkozy asegura que ha expresado a Zapatero su "convicción de que España tiene todo su lugar en la próxima cumbre financiera internacional, teniendo en cuenta su peso en la economía mundial". Ayer, en una comparecencia ante el Parlamento Europeo, Sarkozy dejaba fuera a España pese a que la semana pasada, en el Consejo Europeo de Bruselas Zapatero obtuvo el respaldo del primer ministro británico, Gordon Brown.

La nota emitida por el Elíseo, titulada "Entrevista telefónica con José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno del Reino de España", dice textualmente: "El presidente de la República se entrevistó el martes 21 de octubre por la tarde con José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno del Reino de España. Le ha expresado su convicción de que España tiene su lugar en la próxima cumbre financiera internacional, teniendo en cuenta su peso en la economía mundial (8ª potencia por su PIB). El presidente de la República defenderá la causa de la participación de España ante los anfitriones estadounidenses de la cumbre".