Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gobernador provincial Yehude Simon acepta el cargo de primer ministro de Perú

Ayer renunció el Ejecutivo en pleno tras la crisis desatada por varios casos de supuesta corrupción en la concesión de lotes petroleros

El gobernador provincial, Yehude Simon, ha aceptado el ofrecimiento para convertirse en nuevo primer ministro de Perú, tras la dimisión del gobierno en pleno aceptada ayer por el presidente, Alan García, según informa Reuters. Simon, gobernador de la provincia de Lambayeque, ha dicho a la radio local RPP que le corresponde al presidente anunciar oficialmente la noticia. Simon sustituye de esta manera a Jorge del Castillo, que dejó su cargo de primer ministro tras la renuncia de su gabinete.

Simon, un izquierdista independiente muy reconocido por su labor al frente de la región de Lambayeque y considerado por su talante abierto al diálogo, recibió la propuesta para formar gobierno el pasado miércoles, en medio de la crisis del Petrogate que afectó la credibilidad del Del Castillo y del oficialista Partido Aprista.

El hasta ayer primer ministro, Jorge del Castillo, anunció ayer en una ceremonia pública la dimisión del gobierno en pleno después una semana de crisis desatada por varios casos de supuesta corrupción en la concesión de lotes petroleros. El gabinete de Jorge del Castillo había sido formado en julio de 2006 y en los últimos dos años había sufrido varias remodelaciones, como cambios de ministros de Defensa, Economía y Trabajo, entre otros, y la creación del ministerio de Medio Ambiente. Respecto a las sospechas sobre corrupción, Castillo defendió a su equipo de Gobierno diciendo: "nos vamos con la frente limpia, en algo, orgullosos de nuestros nombres y apellidos".

La amenaza del 'Petrogate'

El jueves por la noche, tras una reunión con el presidente, Jorge del Castillo hizo un breve pronunciamiento público en el que defendió la honorabilidad de los miembros del Gabinete y pidió serenidad al Congreso. "No se debe caer en el juego político electorero que ponga en riesgo la estabilidad jurídica del país", reclamó. También denunció que existe una mafia dedicada el espionaje telefónico con fines políticos.

El Petrogate estalló el domingo, cuando el analista político y ex ministro del Interior Fernando Rospigliosi presentó en un programa de televisión cuatro grabaciones de conversaciones telefónicas en las que Alberto Quimper, director de la empresa estatal Perú-Petro, el ex ministro aprista Rómulo León Alegría y el abogado Ernesto Arias Schreiber discuten acerca de los sobornos y arreglos debajo de la mesa a los que recurrieron para lograr que la empresa noruega Discover Petroleum obtenga la concesión de cinco lotes de exploración petrolera, cuatro en la costa norte peruana y otro en la región selvática de Madre de Dios.

Quimper ha sido detenido y fue interrogado ayer por la fiscalía anticorrupción en Lima. León Alegría, en cambio, sigue prófugo y, según algunas versiones, habría huido del país, presumiblemente a Argentina.