Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento Europeo pide a Berlusconi que detenga la toma de huellas a los gitanos

La moción ha salido adelante con la oposición del Grupo Popular

El Parlamento Europeo ha dado hoy un rapapolvo a la política del Gobierno italiano de Silvio Berlusconi contra los gitanos. La Eurocámara ha aprobado una moción en la que pide que finalice la recogida de huellas dactilares de los romaníes, iniciada esta semana y exige que no sean utilizadas las que ya se han recabado. La moción, que además considera que la toma de huellas es un acto de discriminación étnica, ha salido adelante con la oposición del grupo Popular Europeo.

El Gobierno italiano inició esta semana la recogida de firmas del llamado censo Maroni, que el Gobierno califica de precisamente eso, "un simple censo", pero que ha alertado a las comunidades gitanas de toda Europa y a asociaciones de defensa de los derechos humanos, que han denunciado una "vergonzosa política de acoso".

La resolución, presentada por los grupos Socialista, Liberal, Verde y de Izquierda Unitaria, ha salido adelante con 336 votos a favor, 220 en contra y 77 abstenciones. Previamente, la cámara ha rechazado una petición del Partido Popular Europeo (PPE) para no llevar a cabo la votación.

En el texto aprobado, los eurodiputados instan a las autoridades italianas a abstenerse de recopilar las huellas dactilares de la población romaní, menores incluidos, al considerar que esto "constituiría claramente un acto de discriminación basado en la raza y el origen étnico". Además, piden a Roma que no utilice las huellas ya recopiladas a la espera de que la Comisión Europea evalúe las medidas que tiene previsto tomar el Ejecutivo de Silvio Berlusconi.

Aclaración italiana

El Europarlamento considera "inadmisible que, con el objetivo de proteger a los niños" que pregona Italia "se violen sus derechos fundamentales y se les criminalice". En este sentido, asegura que la mejor forma de defender a los menores gitanos es "garantizar su acceso a la educación, la vivienda y la asistencia sanitaria, en el marco de políticas de inclusión e integración, y protegerles contra la explotación". Además, los diputados condenan "todas las formas de racismo y discriminación a que deben hacer frente los ciudadanos romaníes".

El comisario europeo de Justicia e Interior, Jacques Barrot, que ha intervenido ante el Pleno, ha anunciado que Bruselas recibió anoche "una primera respuesta" de las autoridades italianas a su petición de más información sobre las medidas de emergencia que ha planteado. Según ha explicado, Maroni le ha informado de que la toma de huellas sólo se llevará a cabo si no hay otra forma de identificar a los individuos. En el caso de los menores de 14 años, las huellas sólo se reunirían con autorización judicial y como última opción. En cualquier caso, Barrot aseguró que la Comisión Europea se mantendrá "vigilante" y quiere conocer al detalle la finalidad de las medidas emprendidas por Italia y la forma en la que se guardarán los datos recopilados.