Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado brasileño rechaza la reactivación de la IV Flota Naval de EE UU

Cuatro senadores le han pedido al embajador estadounidense que la Flota "no venga"

El Senado de Brasil ha expresado hoy su preocupación por la decisión de Estados Unidos de destinar su IV Flota Naval a América Latina, al recordar la actuación de su Marina en el golpe militar de 1964. Cuatro senadores acudieron hoy a la Embajada estadounidense en Brasilia para pedirle al embajador, Clifford Sobel, que la Flota no vaya a esa región.

"No existe ningún asunto interno de América Latina que pueda servir de pretexto para una iniciativa de ese porte por parte de Estados Unidos", ha dicho Pedro Simon, senador del centrista Partido del Movimiento Democrático Brasileño. "Somos capaces de resolver nuestras divergencias con tranquilidad, como ya lo demostramos recientemente en el incidente entre Colombia y Ecuador".

Los senadores brasileños han recordado al diplomático que varios navíos estadounidenses permanecieron cerca de la costa de Brasil antes del golpe militar de 1964. Según una nota del Senado, el embajador ha respondido que su país tiene tradición de respetar los mares territoriales, que la Flota no contará con navíos permanentes y que se dedicará sobre todo a actividades humanitarias, como la ayuda a víctimas de desastres naturales. Según Sobel, esta maniobra no puede ser interpretada como una amenaza a la soberanía de Brasil sobre áreas en el océano Atlántico en las que el país viene encontrando gigantescas reservas de petróleo.

Washington anunció hace tres meses que su IV Flota Naval volverá a navegar por los mares de Latinoamérica a partir de julio, y que tendrá su base en Mayport (Florida). Dicha flota se creó en 1943, durante la Segunda Guerra Mundial, para reforzar la defensa del continente contra ataques de aviones y submarinos alemanes y japoneses, pero fue disuelta cinco años después de terminado el conflicto.