Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ingrid Betancourt asegura que su liberación es una señal de paz para Colombia

La política franco-colombiana es liberada por el Ejército colombiano tras seis años de cautiverio en poder de la guerrilla de las FARC

El Ejército de Colombia rescató sanos y salvos a la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, a tres estadounidenses y a once militares secuestrados por las FARC, ha anunciado hoy el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos. Después de 2.323 días en cautiverio en la selva colombiana, Betancourt podrá volver a ver a sus familiares y amigos.

Estaban a 72 kilómetros de la población de San José del Guaviare, en el suroeste del país. Dos helicópteros acudieron al rescate y según el general Freddy Padilla de León, máximo jefe de las Fuerzas militares, se han detenido a dos guerrilleros en la operación. Según el ministro Santos, los liberados están en "un razonable estado de salud".

"Mis felicitaciones muy sinceras a nuestros hombres de la Inteligencia del Ejército", ha añadido Santos, al mencionar a los generales Freddy Padilla, comandante de las Fuerzas Militares, y Mario Montoya, comandante del Ejército, por el rescate, que tuvo como nombre Operación Jaque y que se realizó "sin disparar un tiro".

"Esta operación que se denominó Jaque, no tiene precedentes y deja muy en alto la calidad y el profesionalismo de las Fuerzas Militares colombianas", ha señalado Santos, quien ha agregado que "el país y sus seres queridos no tendrán cómo agradecerles semejante operación de rescate", que llevaba más de un año en ejecución.

Además de Betancourt, fueron liberados los contratistas estadounidenses Thomas Howes, Keith Stansell y Marc Gonsalves, secuestrados en 2003. Los tres norteamericanos trabajaban para California Microwave Systems, firma contratada por el Departamento da Defensa de Estados Unidos para recoger informaciones sobre plantaciones de droga. Sin embargo, las FARC los acusaron de ser espías de la Agencia Central de Información (CIA).

Betancourt, los tres contratistas estadounidenses y los once militares serán trasladados más tarde de San José de Guaviare a la base aérea de Tolemaida, en el departamento de Tolima, a menos de 190 kilómetros de Bogotá.

Operación encubierta

El ministro Santos ha precisado que parte de los rehenes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) fueron liberados en un lugar entre las localidades selváticas de La Paz y Tomachipán (Guaviare, a unos 400 kilómetros al sur de Bogotá).

Según explicaron las autoridades colombianas, la operación se ha logrado por la infiltración de una cuadrilla de guerrilleros que eran quienes coordinaban las acciones de secuestros en los últimos años. Por medio de manejos con los infiltrados en la guerrilla, se logró coordinar que unos helicópteros se dirigieran al sur del país, donde estaban los rehenes, para su traslado. Dichos helicópteros pertenecían al Ejército y estaban camuflados para no despertar sospechas.

Santos ha detallado que militares infiltrados habían acordado con el Comandante César de las FARC para supuestamente llevar a los cautivos en helicóptero hasta donde se encontraba alias Alfonso Cano, máximo jefe de las FARC desde mayo pasado, tras la muerte del fundador de esa guerrilla, Pedro Antonio Marín, alias Manuel Marulanda o Tirofijo.

"Alias César y el otro miembro de su cuadrilla fueron neutralizados en el helicóptero y serán entregados a las autoridades judiciales para que sean procesados por todos sus delitos", según un comunicado emitido por la Presidencia de Colombia que ofrece detalles de la operación.

"Una alegría indescriptible"

El hijo de Betancourt, Lorenzo Delloye, quien al principio no creía la noticia, ha recibido confirmación de las autoridades francesas y no ha ocultado su felicidad. "Es una inmensa alegría, una algería increíble, no lo puedo creer", ha declarado en París.

Más información