Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clinton logra una victoria de consolación en Puerto Rico

La única cuestión que falta por dilucidar es saber cómo y cuándo presentará su renuncia Clinton

La senadora Hillary Clinton, subida a una furgoneta, marcha por las calles de la Carolina, Puerto Rico
La senadora Hillary Clinton, subida a una furgoneta, marcha por las calles de la Carolina, Puerto Rico AFP

La senadora Hillary Clinton ha logrado la victoria por un amplio margen en las primarias del Partido Demócrata celebradas este domingo en Puerto Rico, un Estado Libre Asociado que cuenta para las primarias y depende orgánicamente de Washington, aunque sus habitantes no tienen derecho al voto en las elecciones estadounidenses.

La participación electoral ha sido mucho más reducida de la esperada, a tenor de la escasa afluencia de votantes en los colegios electorales de San Juan.

Sin embargo, la victoria de Clinton no le servirá para mejorar sus opciones en la nominación presidencial demócrata, que está prácticaente en manos de su rival, Barack Obama. Las urnas demócratas cerraron a las 15.00 horas (21.00 hora peninsular española), apenas unos minutos antes de que los principales medios de comunicación informaran de una clara victoria de Clinton citando las proyecciones de la votación.

El triunfo en Puerto Rico sirve de consuelo a la campaña de Clinton, que el sábado recibió un serio revés del Comité Nacional del Partido Demócrata, que decidió finalmente considerar sólo la mitad de los delegados elegidos en Florida y Michigan, tal como pedía Obama. Ambos estados fueron sancionados por adelantar la celebración de sus respectivas primarias con la intención de ganar peso político.

Todo de cara para Obama

Aunque Clinton logre la mayoría de los 55 delegados de Puerto Rico de cara a la Convención Nacional de verano, de la que saldrá el candidato oficial del partido a las presidenciales de noviembre, Obama sigue aventajando claramente a la ex primera dama. Obama cuenta, sin tener en consideración los delegados elegidos este domingo, con 2.052 representantes frente a los 1.877 de Clinton. El senador por Illinois está a falta de 66 delegados para proclamar oficialmente su candidatura por el Partido Demócrata.

La última esperanza a la que se agarra Clinton es convencer a los superdelegados de que ella cuenta con mayor voto popular, para así poder contar con su apoyo en la convención.

Como apunta The New York Times, después de un fin de semana explosivo en el Partido Demócrta, el gran drama que encara ahora el partido es saber cómo y cuando Clinton abandonará la carrera.

Tras las primarias de ayer en Puerto Rico sólo faltarán las votaciones en Dakota del Sur y Montana, el próximo martes, para concluir el proceso de selección del candidato presidencial demócrata que comenzó hace cinco meses en Iowa. Incluso si los resultados no sirven a Obama para proclamar oficialmente su candidatura, ayudantes de ambos candidatos han dicho que esperan que los superdelegados se decanten en número suficiente por Obama en las 48 horas siguientes al término de las votaciones.